Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 septiembre 2007

Basándome en los post de Pat Para quien y de Domingo Puerta ¿Por qué escribo? yo os voy a contar mis motivaciones…

A ver, yo no soy nuevo en los Blogs. De hecho llevo un blog, o algo que se parece sospechosamente a un Blog, desde hace más de tres años. Desde antes de que se popularizaran los blogs, incluso. Al principio era una página web que cambiaba a mano cada semana. Y, como diría nuestro gurú informático de la Comunidad, el amigo Marcelino Madrigal García, esto no es un blog. Es una página web. Pero me quedo con el concepto de escribir en Internet cosas para que otros las lean. Los temas sobre los que escribo van desde curiosidades científicas, biografías de personajes que me llaman la atención, actualidad política, cine, televisión, libros… pero sobre todo divagaciones. Hago una entrada cada semana.

Me imagino que os estaréis haciendo la siguiente pregunta… Si ya tienes un blog que lee la gente… ¿Para qué abrir otro diferente?. Pues muy sencillo… porque en el otro blog no puedo escribir lo que estoy escribiendo en este. O sea, puedo escribir páginas enteras sobre la vida secreta de Sir Isaac Newton (poca gente sabe que gastó más de la mitad de su vida científica en producir oro a partir de plomo), pero no puedo escribir sobre mí. No puedo escribir sobre lo que me pasa a mí. Porque al igual que a Pat, me daría mucha vergüenza. Es una chorrada, lo sé, pero es que es así… además… Huracán me lee… Lentillas me lee… Morcillita me lee… ¿Así como se puede escribir sobre ellas?

Luego está el tema del ego. Lo que escribo en mi otro blog lo leen mis amigos y, con algunas entradas más que con otras, me dicen lo bien que lo hago y lo mucho que les gusta. Yo sé que no escribo del todo mal, siempre se me dio muy bien lo de plantear mis pensamientos de una forma coherente, pero a uno le queda la duda… ¿Lo estaré haciendo bien de verdad, o lo dicen por decir? Es como cuando a uno le invitan a cenar a una casa y, en fin, te ponen algo que, bueno, no está muy allá… y tú dices… ¡Qué rico! Sabiendo que es mentira… pero como se han tomado tantas molestias… y, en el fondo, es un buen amigo aunque el don de la cocina no esté en él (ni en nadie de su familia)…

Pues yo tenía, y tengo, esa duda. Siempre la tengo. Cada vez que escribo algo me pregunto si gustará… si alguien decidirá gastar su valioso tiempo en leerlo hasta el final o se irá en el primer párrafo. Porque, aunque yo use el blog para contar mis cosas personales… me gusta contarlas bien… crear tensión dramática… enganchar al texto, hacerlo ameno y divertir… o sea, que cuando el lector ocasional termine de leer el último párrafo no piense que ha perdido un tiempo precioso que podría haber invertido en, por ejemplo, mirar un punto indeterminado de la pared.

Y eso es lo que he descubierto en La Comunidad… que hay gente que no tiene obligación ninguna de leerme pero que lo hace. Que dan su opinión y ánimos… que esperan a que haya un nuevo artículo… y que me regalan los oídos con sus comentarios.

No sé si lo hago bien o menos bien, pero estoy tremendamente feliz de haberos encontrado.

Ahora, me temo, tengo que seguir trabajando…

Read Full Post »

Llamé a Huracán por la mañana, desde el teléfono del trabajo. Aguanté todos los toques y colgué, sin ningún tipo de respuesta. Podría haberme imaginado que ella sabía que era yo y que no quería hablar conmigo. Pero siguiendo los principios de la “Navaja de Occam” en igualdad de condiciones la solución más sencilla es probablemente la correcta, deduje que estaría muy liada y que no habría podido cogerme el teléfono. Aún así, le mandé un SMS proponiéndole un cine para el sábado.

La jornada terminó y me fui a mi casa, dispuesto a disfrutar de una tarde de relax, en mi butaca para leer y el nuevo libro de uno de mis escritores favoritos Terry Pratchet: “Mascaradas” (soy fiel seguidor de la saga del Mundodisco y tengo todos los libros en castellano). En fin, que me estoy enrollando. Total, que estaba yo ahí, tumbado, leyendo las aventuras de Yaya Ceravieja cuando alguien llamó al timbre de mi casa. Había pocas posibilidades por la hora: o mi madre, o mi hermano o alguno de los vecinos. Esto último es muy posible, porque soy el vocal del bloque y, tarde sí, tarde no, alguien viene a contarme algo sobre algún desperfecto o algo de la convivencia… resulta que en la urbanización donde he comprado mi casa, la mayoría de los pisos pertenecen a algún banco y casi todo el mundo es “Alquilado”. Y ser “Alquilado” es casi lo peor que te puede pasar en la vida, a juzgar por los comentarios de los demás “propietarios”. Ser “Alquilado” es como ser un apestado, mal educado y sucio…

y todo lo que pasa en la comunidad es por culpa de un “Alquilado”. Además, los “alquilados” tienden a tener muchos hijos y a llenar la piscina todos los días, y es necesario controlar su población con miles de normas estúpidas de uso de las zonas comunes… normas que hay que discutir en junta de vecinos y que alargan las reuniones hasta altas horas de la madrugada. En fin. En mi opinión no hemos vuelto unos nuevos ricos de la hostia. Me sigo enrollando como las persianas. No era un vecino, era…

Era mi madre. La mujer se había pasado por la frutería y me traía una bolsa de manzanas “por si no tenía nada de fruta”. Se quedó más tranquila cuando vio el cajón de la fruta repleto. Me imagino que el motivo real de la visita era hacer la ITV (Inspección Técnica de la Vivienda: o sea, ver que no hay nada por medio y que no existe una capa de polvo por encima de los muebles, o sea, comprobar que su hijo no vive en una pocilga) y me contó que tenía que ir el domingo por la mañana al aeropuerto a recoger a mi otro hermano, que vuelve de Costa Rica con la novia (mi cuñada debería tener un capítulo entero para ella en esta historia). Ningún problema, allí estaré. Se marchó y volví a mi butaca de leer, acompañado de una cerveza y algo de picar. Me senté, busqué la hoja 93 (en la que me había quedado) y me volví a concentrar en los juegos de palabras del hilarante Pratchett. Volvió a sonar el timbre. Dos toques. Esta vez era…

Nadie. O mejor, la mierda del niño del bajo derecha, que ha encontrado un placer enorme en llamar a mi puerta y salir corriendo escaleras abajo. Por supuesto es un “alquilado”. El juego es divertido las dos o tres primeras veces… pero como yo vivo en un cuarto, no llega a cuatro veces las que sube y baja las escaleras. Luego se cansa. En fin, que ya que estaba de pie, me di una vuelta por el baño, para hacer sitio a la cerveza y me volví a mi, ahora, fría butaca de leer. Página 93 y clavado en el mismo párrafo. Por supuesto sonó el timbre otra vez. Una de esas tardes tontas que uno no puede relajarse. En esta ocasión pillaría al crío antes de que llegara a la escalera. Abrí la puerta de golpe y…

Huracán me sonreía desde el quicio de la puerta.

Huracán rodeó mi cuello con sus brazos pegando todo su cuerpo contra el mío.

Huracán me besó.

Aproximadamente tardé unas 16 milésimas de segundo en reaccionar (no las conté, pero debió de estar por ahí la cosa). Luego se activó el piloto automático de respuesta inmediata y mis manos entraron en contacto con su cuerpo. Quizá haya sido la vez que más agradable me ha resultado abrir la puerta de mi casa… y eso me lleva a pensar que si los del Círculo de Lectores usaran esta técnica al llamar a las puertas, venderían más libros…

No sé cuanto tiempo estuvimos así (nuevamente la Teoría de la Relatividad) pero cuando nuestras bocas se separaron durante algo más del tiempo necesario para respirar, dije:

– Pensé que no te volvería a ver…
– Eres un cabrón – Beso – me has tenido toda la semana – Beso – pensando – Beso – casi sin comer – Beso – o dormir – Beso.
– ¿Y qué conclusión has llegado?
– Que te quiero…
– Pues haberme llamado… te habría ayudado a llegar a esa conclusión mucho antes…

Huracán me cogió de la mano y tiró de mí hacia el interior de la casa… el brillo especial de sus ojos y la sonrisa traviesa no dejaba lugar a dudas de lo que pasaría a continuación… un rápido repaso mental del estado de las instalaciones sólo reveló un punto que hubiera que solucionar…

– Espera – Dije

Tenía que cerrar la puerta de la calle… pero antes grité bien fuerte al silencio de la escalera:

– ¡¡Niño del demonio… como se te ocurra llamar a la puerta de mi casa en las próximas 48 horas, te voy a cortar los dedos pulgares de las manos y no vas a poder hacer autostop en tu puñetera vida!!

Debió de notar algún matiz especial en mi voz, porque no ha vuelto a llamar a la puerta desde entonces. En cuanto a estas 48 horas, ha sido un fin de semana Sen Sa Cio Nal. No tengo palabras para describirlo… bueno, sí las tengo, pero subirían mucho el tono del Blog y no sé si se admiten relatos eróticos en La Comunidad… Pero os podéis hacer una idea.

Eso sí. Ante todo, quiero pediros disculpas por todo el rollo que os he metido en esta entrada tan larga. Podría haber dicho eso de “Huracán vino a mi casa, me besó y nos pasamos el resto del día y de la noche y del fin de semana queriéndonos mucho”. Pero eso habría sido demasiado corto… muy descriptivo, eso sí, pero sobre todo poco dramático ¿No? Estoy contento y quería hace un post divertido.

He llevado a Huracán a su casa (en realidad he llevado a Huracán a su casa, y nos hemos vuelto a “despedir” allí) y me he puesto a escribir como un loco. Estoy muy cansado, al borde del colapso físico, pero creo que en cierta forma os lo debía… lleváis aguantando mis penas durante meses… así que para una alegría que hay os la tenía que contar.

Ahora estoy que no sé muy bien qué hacer. En principio empecé a escribir este blog como desahogo por mi peculiar situación con Huracán. Pero ahora, a juzgar por lo ocurrido este fin de semana, ya no creo que tenga esa necesidad… así que debería cerrar el chiringuito. Pero después de tantos meses escribiendo y, sobre todo, leyendo… como que lo echaría de menos… lo cierto es que os he cogido cariño a todos.

Muchas gracias amigos por vuestra paciencia…

Besos y abrazos.

Read Full Post »

No. No se trata de Huracán… ella sigue desaparecida.

No sé si os ha pasado alguna vez reencontraros con un amigo después de una larga temporada y que parezca que te viste el día de antes, como si el tiempo no hubiera pasado.Eso mismo me pasó con Paratoda ayer por la tarde. Paratoda es mi “hermana mayor”. Mejor dicho, es la hermana mayor que nunca tuve. Me explico.

Yo empecé atrabajar muy joven, a los 19 años y 7 meses, en una oficina de servicios,trabajo que dejé hace dos para cambiar a otra cosa. Paratoda empezó dos años después que yo… y durante los casi 10 años que transcurrieron, nos vimos todos los días, exceptuando los periodos de vacaciones y las fiestas de guardar. Y 10 años son muchos años de vida.

Un año mayor que yo, rubia natural, delgada y muy guapa, siempre sonriente aunque de ojos tristes, grandes y marrones. Una mujer digna de salir en este relato. Pero, a pesar de toda esa simpatía, belleza e inteligencia, nunca me sentí atraído por ella. Supongo que influyó que, pasados un par de días de aparecer por primera vez en la oficina, fuera su novio a buscarla a la salida del trabajo… un tipo que más que un ser humano parecía un armario ropero. ¿Y quien quiere tener problemas con un armario ropero?

A medida que nos conocimos fuimos tomando confianza y, como siempre ha sido muy sensata, le contaba mis cosas y le pedía consejo. Y ella adoptó con gusto el papel de hermana mayor. Tengo que decir que casi nunca seguí sus consejos, por lo que,de haberlos seguido, a lo mejor ahora no sería el Señor Capullo que soy…

Por su parte ella se casó con el armario ropero de 2×2 y, pasados un par de años, se separó de él tras un montón de problemas. Fue un periodo muy malo para ella, pero ahí estaba yo de hombro sobre el que poder llorar (y lloró mucho)… como haría un buen hermano. Ahora vive feliz con un nuevo amor, igual de armario que el otro, pero bastante más majo.

Total que, después de dos años, nos volvimos a ver otra vez. Mi amigo Bob el Silencioso sigue bajando donde Paratoda y me contó el sábado que ella había tenido un amago de embarazo. Ya es el tercer susto que tiene y me pareció una buena razón para ir a verla. Además, Lentillas vive muy cerca y podía aprovechar para llevarle unas cosas que me había pedido hacía algún tiempo. Primero me pasaría a ver a Lentillas, visita relámpago, y así podría tener toda la tarde para mi ex compañera.

Pero las cosas no siempre son fáciles, y menos tratándose de mí. Lentillas tuvo lío a última hora en la oficina y no pudo salir a tiempo. Me dijo que me avisaría cuando llegara a su casa y si me cuadraba, pues me pasaba. Esto trastocaba completamente mis planes…

Paratoda me contó los cotilleos de mi antiguo trabajo, las nuevas movidas con mis ex jefes y como le iban las cosas a todos los compañeros. Nos pusimos al día de nuestras respectivas vidas y nos contamos los proyectos de futuro. Ella quiere prepararse una oposición y tener de una vez por todas un niño. Se está haciendo pruebas y demás. Me contó cosas de su hermana (a la que yo llamo en broma “mi futura mujer”) y de alguna compañera que se fue antes que yo y con la que ella tiene más contacto.

Se me pasó el tiempo volando. Apareció su chico, como ya os he dicho, también un armario ropero de 2×2, y nos tomamos la última caña. Ya era tarde y tenía que pasarme todavía por casa de Lentillas… y todos sabemos que Lentillas se va pronto a la cama. Prometimos vernos antes y buscar un día para quedar todos los compañeros a comer.

Cuando me monté en el coche llamé a Lentillas. La pillé cenando y me invitó a cenar. Preparó un puré de zanahoria buenísimo y lo complementó con embutido y con paté. Una cena muy agradable y divertida, con su gato viniendo a supervisar cada cierto rato que todo estuviera bien. Donde se lee “gato” se podría escribir “pantera”… por el tamaño descomunal del animal. Por supuesto hablamos del tema Huracán… comentando los últimos acontecimientos. Me dijo que tuviera un poco de paciencia…

Al final me marché de su casa a medianoche, como cenicienta, aunque en este caso era yo el que se marchaba en mi carroza… entre unas cosas y otras tengo un déficit de sueño que ríete tú de la deuda externa del tercer mundo… a ver si esta noche duermo un poco.

Read Full Post »

Entre el trabajo y la visa social, no tengo un rato para nada. De vez en cuando en el curro, echo alguna ojeada a algún blog… pero no tengo demasiado tiempo para comentar nada. Me temo que hasta el jueves voy a andar de cabeza… así que tened un poco de paciencia. La verdad es que me iba a acostar (mañana entro muy temprano a trabajar) cuando he visto el mensaje de Patita y, bueno, me ha entrado cargo de conciencia… así que os cuento lo que pasó el sábado.

Arreglarse para salir es todo un ritual. Soy de los que prefieren la modalidad Huevo-Ducha, sobre la de Ducha-Huevo, por ser mucho más higiénica, aunque hay de todo en la viña del señor Paco. El resto del ritual suele ser muy parecido la mayor parte de las veces. La ducha siempre con agua caliente, independientemente de la época del año que sea. El afeitado, preferiblemente con cuchilla, agua caliente, jabón de la isla de la Toja y brocha de cerdas naturales. La crema para después del afeitado (que escuece como su puñetera madre, sobre todo en la zona de los cortes, inevitables por otra parte)… aveces todo aderezado con algo de música, otras veces escuchando la liga…depende de la hora y el día. El ritual de siempre. Y el sábado no fue menos…

Hay que decir que el sábado me sentía especialmente guapo. No sé si os pasa a veces eso de mirarte al espejo y decir… “Oye, tú eres un tío muy guapo” mientras pones caras seductoras. De igual forma, también se da el caso contrario… “Joder…¿Dónde vas con esa cara de mandril verrugoso?” mientras las miradas seductoras de días atrás te parecen muecas horribles. Pues el sábado era uno de los días Ego Por Las Nubes. Una actitud tremendamente interesante habiendo quedado con Huracán.

El plan no era exactamente lo que habría preferido. Para empezar había demasiada gente. Pero es que últimamente hay demasiada gente siempre. Lo que debería haber sido una cena romántica a la luz de las velas para dos personas, fue un picoteo en una terraza en una mesa para diez. Pero Huracán estaba impresionantemente guapa,con una camiseta de tirantes blanca muy escotada y un pantaloncito muy corto también blanco, que hacía destacar dos cosas: su todavía moreno cuerpo y el sensual lunar de su pecho izquierdo. La tenía a mi lado en la mesa y, eso sí,hablamos más entre nosotros que con todos los demás.

Después, alguien comentó que en un local de por allí tocaba un grupo en directo, así que nos fuimos para allá toda la panda… y algunos más que se nos fueron juntando. El local estaba atestado de gente, pero parecía estar bien. La única pega: sólo tenían cerveza Bud.

Cuando empezó el concierto estábamos en las primeras filas. Pero a las dos canciones, una delos Beatles y otra de los Rollings, Huracán me dijo que tenía problemas con una lentilla y el foco de luz negra. No veía nada y prefería irse más atrás, donde el foco no la molestaba, y lejos de los altavoces. Así que le dije al primero que pillé de mi grupo que nos íbamos al fondo del local, por si decidían marcharse.Y nos sentamos en un cómodo sofá de cuero rojo (quien dice cuero, dice perfectamente plasticuero), con una cerveza Bud en la mano (quien dice cerveza dice perfectamente aguachirri) y con la música de U2 de fondo (quien dice U2 dice perfectamente una banda que imitaba a U2).

Hablamos de todo un poco, bastante pegados, porque aunque la música de la banda estaba algo lejos, todavía había ruido suficiente en el ambiente como para no escucharnos bien.Al final salió, como me temía, el tema del Policía. Aunque la novedad fue que Huracán se rió de lo tanta que había sido. Comentamos varias situaciones, como la de las bragas en la cara por ejemplo, y nos reímos bastante. Decidí que podía ser un buen momento para comenzar un ataque. Planté a mi caballería por el flanco:

– Creo que te equivocas a la hora de elegir a tus hombres.- Le dije a su oreja.
– ¿Por?
– Porque son los típicos chulitos de barrio, buenorros, sí, pero acostumbrados a tener a cuantas mujeres se les antojan… para ellos no eres más que una más, una muesca en la culata del revólver. Usar y tirar. – La infantería tomó posiciones – Tú te mereces a alguien para el que fueras la no va más, que supiera apreciar tu alegría, tu inteligencia, tu vitalidad… para quien hacerte feliz fuera una máxima… – La artillería apuntó con cuidado a las defensas enemigas – que no sea muy guapo, que no sea muy alto, más bien castaño…

Me separé de su oreja para ver la reacción de mis palabras. Huracán tenía el ceño ligeramente fruncido y la boca abierta en el comienzo de una “O”, quizá una “O” de asombro o quizá una“O” de pena. Creo que ella supo antes que yo lo que pasaría a continuación.

Tatarataratarataratarataratará!!! En el argot militar sería una carga en toda regla. La infantería corriendo por el campo de batalla, con la caballería barriendo los flancos y con fuego de cobertura de la artillería, machacando las defensas del enemigo. En la vida real se resume en dos palabras: La besé.

Einstein lo plasmó completamente en su teoría de la relatividad. La gente cree que es una teoría matemática que habla de la velocidad de la luz y de energía y cosas así. Yo creo que habla de un beso. Porque durante el beso, el tiempo es completamente relativo. Uno puede estar durante horas besando a alguien y pensar que ha pasado sólo un segundo, o puedes dar un beso de un segundo y pensar que es toda una vida. Sinceramente, no sé cuanto tiempo duró este beso.

El beso. Porque no hubo ningún otro. Huracán me miró desconcertada, me imagino que preguntándose qué demonios había pasado. Se levantó del sofá, cogió su bolso y, un poco nerviosa,dijo:

– Lo siento… tengo que marcharme… esto me ha pillado desprevenida…

Y se fue.

A pesar de lo que se pueda pensar, me sentía satisfecho. Vale, a lo mejor no vuelvo a ver a Huracán nunca más… pero tengo la sensación de que hice lo correcto. Puse las cartas sobre la mesa y ahora vamos a ver qué tal va la jugada.

Read Full Post »

Huracán está de curso por las tardes. Es muy importante para su trabajo, y, además, le gusta, por lo que se esmera más en sacárselo. El caso es que he intentado hacer lo que Patita me recomendó, o sea, quedar con ella una noche de estas, pero no ha querido. Sale tarde y al día siguiente tiene que entrar a trabajar pronto y prefiere dejarlo para otro día, cuando esté más tranquila. Además, tiene que hacer la colada, o planchar o hacerse la comida para el día siguiente. Estaba pensando en ponerle una asistenta o algo así (no es la primera vez que me da calabazas por planchar). La otra opción sería hacer de Chema (de Chema de Bloody, no el Chema de Barrio Sésamo), y hacérselas yo… pero eso implicaría que tendría que dejarme la llave de su casa y… en fin, no sé si tenemos confianza suficiente como para que me deje planchar sus tanguitas…

Total que me da rabia porque no tengo gran cosa que contar. Excepto quizá una cosa que me ha parecido muy curiosa y que, aunque no tiene relación con Huracán, os la cuento.

Resulta que una amiga mía se ha ido con su novio a Tailandia a principios de mes. Un viaje de 22 días y sus correspondientes noches a tan exótico país. Justo al otro extremo del mundo. Ya quedamos una tarde para tomarnos unas cañas y me puso los dientes largos con la guía y con la información que sacó de Internet. A mí me parecía un viaje un poco arriesgado, no por que el país sea inestable, sino porque la pareja tiene un “historial” conflictivo a sus espaldas.

Hoy, a eso de las 6 de la tarde, las 10 / 11 de la noche allí, me ha saltado el Google Talk para iniciar una conversación. Aclarar que yo soy más de Google Talk que de Messenger… por llevarle la contraria a la mayoría. Y porque como las conversaciones en GT son de dos personas nada más, no me hago lío. Concretando… era mi amiga desde Tailandia.

– Hola ¿puedes?
– Si, aunque anda mi jefe por aquí pululando. ¿Qué tal?
– Bien. He cortado con “este”
– No está mal… original es un rato… irte a Tailandia acortar con tu novio…
– Se veía venir.
– Si. Y también se veía venir la última vez que lo dejasteis.Incluso la vez anterior…
– Esta vez es definitivo.
– No lo dudo. ¿Qué vas a hacer?
– ¿A qué te refieres?
– ¿Cuándo vuelves?
– El 22.
– ¿Y él?
– También. Hemos contratado el viaje juntos.
– Pues qué bien…
– Y dormimos juntos.
– ¿En la misma cama?
– Que cotilla. En la misma habitación.
– Uff.
– Va a ser difícil…
– Lo mismo volvéis de pareja otra vez.
– No digas eso.
– Perdona. Me llama mi jefe. Si necesitas hablar o algo estaré por aquí conectado…
– Aquí son las 11 y es complicado encontrar donde conectarse…
– Bueno. Lo dicho.
– Beso
– Beso.

Cuando he vuelto de hablar con mi jefe ya no estaba conectada. La ruptura se veía venir. De hecho se han dejado ya varias veces. Digamos que esto me parece más o menos normal. Lo que me ha dejado alucinado ha sido que la chica necesitaba hablar con alguien y se ha acordado deque yo suelo estar conectado a Internet y ha buscado un ciber para hablar. Y hemos hablado, a través de vete tú a saber cuantos kilómetros de cable, fibra,satélites…

Lo que me lleva a pensar que el mundo se ha vuelto muy pequeño de repente gracias a Internet. Es más,este blog lo leen desde México o Perú todos los días… Anushka lo lee desde Moscú, y yo el suyo desde aquí…

Creo que no somos conscientes, pero hemos sido testigos de un cambio de era…

Read Full Post »

Pues eso, que estoy un pelín desanimado… melancólico. Es que el escribir la historia de Morcillita ha revivido unos recuerdos, unos sentimientos que tenía bastante enterrados en lo más profundo de mi mente. No porque yo los hubiera puesto ahí, no… creo que los recuerdos son como los estratos de sedimentos que se estudian en geología… nuevos recuerdos y sentimientos van sepultando a los antiguos, que se van enterrando más y más en la mente… y el escribirlo ha sido como si Juan Luís Arsuaga (el director del proyecto Atapuerca) se hubiera dedicado a hacer una excavación arqueológica en mi cabeza…

Luego llegó Bloody con su post “Things to do before I die”. Y su frase demoledora: “Nadie debería morirse sin saber que alguien, al menos una persona, se ha enamorado de ti. Que a alguien le duele tu ausencia de un modo casi físico. Que alguien te echaría de menos si faltaras de repente. Que alguien guardará tus besos como si de un tesoro se tratase. Así mismo, nadie debería morirse sin sentir todo esto por otra persona.

Bonito, es un rato… podría ser perfectamente el subtítulo para una película romanticona, de esas que no te dejan comer palomitas por el nudo en la garganta. Y se quedaría en sólo eso si no fuera por la trayectoria de uno en la vida… joder, como que machaca… sobre todo estando un poco bajo de defensas emocionales. Porque no tengo constancia de que a nadie le duela mi ausencia de un modo casi físico, o que alguien haya puesto a plazo fijo mis besos en el banco de los recuerdos… en fin.

Llamé a Morcillita y hablamos un rato. No de esto, por supuesto, ni nada en concreto. Sé que ella me echaría de menos si faltase de repente. Igual que Lentillas, seguramente. Aunque no creo que Bloody estuviera pensando en ese tipo de “Echar de menos” al escribir su post. Es lo que tiene el blog de Bloody, que hace pensar…

El sábado quedé con Huracán. Con Huracán y con medio centenar o más de personas… O sea, no quedamos ella y yo solos, sino que ella vino a unas cañas que se fueron de madre (por la cantidad de gente que vino). Estaba Almanzor, Lentillas, Ironmán… incluso Panceta y su chica (esto es realmente muy raro, ojo, porque hacía varios lustros que no salían). Supongo que los llamó Bob el silencioso, otro de mis amigos de siempre. El caso es que no estuve lo que se dice demasiado animado. Participé en las charlas y eso, pero más bien apagado. Me fui pronto a la cama.

Sé que debería haber cogido a Huracán por la cintura, haberle propinado un beso y haberle dicho “Los intereses que te den por el beso, los inviertes en la bolsa”, frase que no habría entendido, pero que desde luego le habría sorprendido… pero estando de bajón es mejor no intentar nada audaz.

El domingo lo pasé tirado lastimosamente en el sofá, viendo la tele y dormitando apartes iguales. El ordenador estaba encendido y el Word abierto, pero no me sentía muy animado de escribir. Eso sí, debí de dar una imagen tan lastimosa y patética el sábado que, tanto Lentillas como Huracán me llamaron para saber si estaba bien…

Esto me animó un poco… y hoy estoy mejor.

Read Full Post »

Aquí va la segunda parte de la historia de Morcillita.

Nuestra relación fue complicándose un poco con el paso de los meses. Además de Morcillita y yo, aparecieron en escena nuestros respectivos padres, mi amigo Panceta y la novia de Panceta. Y ya tenemos los ingredientes para un culebrón. Mis padres estaban encantados con la idea de que Morcillita fuera su nueva nuera, e intentaban por todos los medios forzar la situación. Los padres de Panceta y de Morcillita no veían con buenos ojos a la novia de Panceta, pero también estaban encantados con la idea de tenerme como yerno. Morcillita y la Novia de Panceta, más concretamente, no se podían ver y se atacaban con pullitas en cada encuentro. Y la novia de Panceta malinterpretó unas cuantas bromas mías como ataques contra ella, dirigidos en la sombra por Morcillita. Así que se armó el conflicto. Las víctimas: Panceta y yo… y más concretamente, nuestra amistad. No es que hayamos dejado de ser amigos, ni mucho menos, pero ya no es lo mismo que antes.

En fin, que entre tanto lío, el tiempo pasó y un día se obró el milagro. Morcillita y yo nos hicimos pareja. Ocurrió una noche estrellada, después de una larga conversación en lo alto del mirador del parque. En un momento nos quedamos los dos en silencio, mirándonos a los ojos. Y sin mediar palabra, nos besamos… quizá fue la primera vez en mi vida que no dije nada (lo que me da que pensar que a veces debería mantener la boca cerrada).

Fueron los meses más felices que recuerdo. De esa época viene el nombre de Morcillita: yo la llamaba así en la intimidad, porque una vez se puso una cosa en la cabeza como gorra y le dije “pareces una morcillita”. Y le hizo gracia. Ella también me llamaba de una manera especial… aunque eso quedará en el más estricto secreto (sólo lo sabemos ella, yo… y Paco, y yo no lo voy a decir). En fin, que fui muy feliz en esa época… Y eso, quizá, sea lo que hizo más doloroso lo que pasó después. Porque lo que yo creía que sería algo para siempre, terminó. Y terminó como pasa en las películas: llamada de teléfono y un “tenemos que hablar”. Y el tenemos que hablar significaba que ella tenía que hablar y yo escuchar cuanto tenía que decir… que venía a ser más o menos, que se había confundido, que me quería un montón, pero más como amigo, como hermano, que como amante. Yo no lo vi venir y me pilló de sorpresa. Quizá haya sido la primera vez que he llorado delante de una mujer (se entiende que me refiero a una mujer que no sea mi madre ni esa ATS demoníaca que me cosió una brecha en la cabeza cuando tenía 10 años). Y lloramos los dos, abrazados, durante un montón de rato. Ella acordó que no deberíamos vernos en una larga temporada.

Para ella, una larga temporada vino a ser una semana. O, al menos, ese fue el tiempo que pasó hasta que volvió a llamarme de nuevo. Me echaba mucho de menos y necesitaba verme… y, en lugar de ser fuerte y negarme, accedí. Y ese quizá haya sido el mayor error que he cometido nunca. Estuve pagándolo casi dos años. Porque nos volvimos a ver y casi todo volvió a la normalidad. Y digo casi todo, porque ya no hacíamos lo que hacen las parejas en la intimidad. Vamos, que se terminaron los besos, las cricias y las pedorretas en la barriga… pero seguimos haciendo todo lo otro: ir al cine, tomar café, irnos de compras (y ella era adicta a las compras), visitar a la familia (sí amigos, yo iba a ver a mis ex suegros). Pero como buen capullo que soy, pensaba que si había cambiado de idea una vez ¿Quién me decía a mí que no cambiaría más veces de idea?

Así que aguanté… seis meses. Seis meses fue el tiempo que tardó en aparecer alguien que le hiciera el tilín que yo no le hacía. Y fue un antiguo novio, diez años mayor que yo, el que reapareció en su vida. Misteriosamente dejamos de vernos y yo, que no soy tonto, me olía algo. Ella tardó tres meses en encontrar el valor de decírmelo. Tardó otros tres meses en irse a vivir con él y apenas dos meses más en quedarse embarazada. De esto último me enteré por la prensa, porque Morcillita, temerosa de hacerme más daño todavía, no encontró el momento de decirme que estaba embarazada. Tampoco encontró el momento para que nos viéramos o de responder a mis llamadas. En este caso la prensa fue mi madre, y su informador, mi ex suegra.

Total, que me encontraba muy deprimido, lastimoso y llorón. Una pena de hombre, apenas una sombra de mí mismo. Fueron unos meses terribles en los que me costaba encontrarle el lado positivo a la vida y en la que escribí, como un cabrón, las prosas más tristes que he escrito nunca (prosas que perdí, por suerte, en un error de disco de mi ordenador).

Toqué fondo el día que Morcillita y su chico daban una comida en su casa para la pandilla. Yo estaba incluido aunque nadie pensó que fuera a ir. Pero fui. Y la vi embarazada de 7 meses, feliz con su novio y en una casa impresionante, con piscina y todo. Entendí que ella necesitaba una seguridad que yo no le podía ofrecer en aquel momento.

La pequeñaja nació y fui a verla (algo que casi necesitaría un capítulo entero y que quizá haga, viendo la inactividad de Huracán estos días). Poco tiempo después volvió a quedarse embarazada y nació un segundo bebé. Morcillita se casó por fin (aunque no asistí, porque fue sólo para la familia directa) y todo pasó, más o menos a una velocidad endiablada. En la actualidad Morcillita y yo seguimos viéndonos regularmente, para desayunar. Una vez al mes, más o menos. Está impresionantemente guapa y sigue con su tipazo escultural (como si los hijos fueran de otra). Le hago regalos a sus pequeñajos de vez en cuando y, por alguna extraña razón, no he vuelto a ver a su marido.

Y esto es todo lo que puedo decir de Morcillita…

Read Full Post »

Older Posts »