Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 marzo 2008

El número uno es un número especial. Si alguien es el número uno, es el mejor, el que ha llegado antes, el ganador… todo el mundo quiere ser el número uno. Si alguien es el primero en algo, es el pionero, el que abre caminos, el visionario. El uno es, por tanto, el número más importante. Desde un punto de vista matemático, el uno es el único número con el que se pueden conseguir todos los demás. El uno es mi número favorito.

El dos no está mal. Es bonito, redondito y hasta gracioso. Se le llama el patito, por su forma. Yo creo que es un número elegante. Ser el segundo no está mal. Si no puedes quedar el primero, lo mejor es quedar el segundo… porque el segundo es el primero de los que no ganan… o sea, que, en fin, es el que gana a todos los demás, menos al primero, claro. El dos es pareja, dos unos juntos, son dos… o sea, el dos son dos unos en compañía… y la compañía es importante. En eso el dos es mejor que el uno, porque nunca está solo. Este mundo está pensado para tener una pareja.

El tres es un número mágico. La felicidad se basa en tres pilares básicos: El buen comer, el buen dormir y el buen follar. Tres eran los mosqueteros, los reyes magos, las Marías de Rubesn (aunque cada una de ellas valiese por tres). Un trío es la fantasía de cualquier hombre. Y el que llega tercero a la meta, también se sube al podio, y tiene medalla… así que no está mal…

Luego tenemos otros números… el cuatro es famoso porque es el periodo de años entre olimpiadas o el número de jinetes del Apocalipsis. Con el cinco se puede hacer rimas divertidas… el siete es el número de enanitos y el ocho es el número repostero por antonomasia. El diez es la máxima nota que se puede sacar en un examen, y la puntuación de la mujer perfecta. Las doce es la hora bruja. El trece, me la tocas a ver si me crece. El quince es la niña bonita y los dieciocho es la edad que todos esperamos tener para entrar en cualquier garito (sin calcetines blancos).

Los treinta, la edad de la crisis de madurez para las mujeres. Los cuarenta, la edad de la crisis de la madurez de los hombres (siempre vamos un paso por detrás de ellas). El sesenta y nueve es el número más cachondo de todos (este no podía faltar). Y el 100…

Cien es el número de posts que he publicado en La Comunidad.

Lo cierto es que la experiencia me está resultando muy gratificante. Podría decir que lo que más satisfacción me ha causado es abonar mi ego con los cientos de comentarios (desde el primero de Ali al último de Bloody) que habéis hecho. Tampoco es baladí descubrir que tengo muchos lectores que me animan a seguir y que me regalan los oídos con halagos. Pero no estaría diciendo la verdad. Lo que más me ha llenado estos meses es la cantidad de gente interesante que he conocido, gente que, en muchos casos, ya no son gente, sino que son Amigos (efectivamente, con A mayúscula). A algunos los veo más, a otros los veo menos… a algunos no los leo tanto como quisiera… a otros los leo siempre.

Supongo que en cierta forma se lo debo a Huracán… porque, sin ella, no habría empezado a escribir el blog… y no os habría conocido a vosotros.

Y también os lo debo a vosotros… por estar ahí.

Espero que haya un post especial por el número 200… y ya puestos, por el número 1000.

Anuncios

Read Full Post »

Este es un relato de ficción. O sea, no está basado en nada que yo haya vivido (como resultará obvio al final del relato). Sigo con la temática que han iniciado Ana con su relato Viajar, Crariza Un viaje más y Pat con su relato El viaje y el amarillo, sobre (obviamente) viajes.

Renno odiaba viajar. Era algo superior a sus fuerzas. Y no es que tuviera miedo a ver cosas nuevas, o contemplar otros cielos… ni siquiera se trataba de que le molestase conocer gente nueva. Esas cosas le producían cierta curiosidad. No era por eso. Más bien lo que le producía esa sensación de desasosiego era dejar la quietud de su hogar. Se sentía seguro en sus cuatro pareces, con sus cosas, sus tesoros, dispuestos en un completo y sistemático orden. Porque cada cosa tenía su lugar y cada lugar su razón de ser. “Quizá sean las manías de la edad” se decía… pero sabía que no era eso…

Urg, el mandamás, vino a visitarle. Urg no era el típico mandamás, no era como otros mandamases que Renno había conocido. Este sabía escuchar a su gente. Miraba como si de verdad le interesara lo que oía cuando se le estaba hablando, incluso parecía que se preocupara por los problemas ajenos… era cordial y siempre intentaba minimizar los conflictos que el prolongado invierno traía.

– Sé que estás nervioso, Renno. – Le dijo Urg nada más verle.
– ¿Por qué tenemos que irnos?
– Ya lo hemos hablado… tenemos que irnos… todos se están marchando.
– Pero no quiero… estoy muy bien aquí.
– ¿Te quedarías tú solo?
– Claro… – Pero la duda reinaba en los ojos de Renno al decir esto.
– ¿Y quien te conseguiría la comida? Tú no sabes…
– Bueno, yo…
– Además, el grupo depende de ti… de tu habilidad. Eres importante para nosotros… para nuestra supervivencia.
– Lo sé… pero…
– ¿Dejarás que los otros mueran, Renno?
– No… pero…
– Sabes que tengo razón…
– Sí, Urg, la tienes… siempre la tienes… pero estoy nervioso. Iré, claro que iré. Aunque no me guste.

Renno salió fuera y observó a la gente ir de un lado para otro. Un grupo de gente se estaba encargando de amontonar todo lo que no se llevarían con ellos. Respiró una profunda bocanada de aire y notó los característicos olores del que había sido su hogar. Allí había sido feliz… al menos hasta hacía poco. Hasta que empezó la crisis, la enfermedad y la muerte. Hasta que murió Ardi… su compañera. Ya nada fue igual.

Y ahora había llegado el momento de partir.

Se introdujo en su cuchitril, en su hogar, y dispuso sus pequeños tesoros delante de él. Se lo llevaría todo, si por él fuera. Pero el camino sería largo y sólo se podía llevar lo indispensable. Cada objeto le traía un millón de recuerdos. Tenía en la mano un pequeño juguete. Era la cabeza de un caballo tallada en un hueso. Era increíblemente realista y se notaba que Ardi había dedicado muchas horas para hacerle un regalo que le gustara. Ella era así de detallista. El caballo se lo llevaría seguro. Y sus herramientas… sin ellas no era nadie. Preparó un hatillo y fue metiendo algunas cosas…

Todos estaban fuera, preparados para iniciar el viaje. Todos miraban a Urg, aguardando a que diera la orden para abandonar su hogar, pero nadie esperaba grandes palabras. No era el momento de un discurso. Era un momento triste y todo estaba ya dicho.

– Adelante… – Dijo Urg. Y comenzó a andar hacia el norte. Ese sería ahora su camino. Siempre… al menos hasta que encontraran un nuevo hogar.

Renno se volvió y miró unos instantes a la cueva. Era el único hogar que había conocido y lo que le hacía sentirse seguro. Era donde había aprendido a tallar la piedra y donde se había ganado un reconocimiento como maestro tallador, incluso entre cuevas vecinas. Allí había conocido a Ardi, su compañera, su mujer. Allí había sido feliz… y ahora lo dejaban todo y marchaban al norte, al otro lado del glaciar… ese glaciar que los más antiguos decían que estaba casi pegado a la cueva en invierno, pero que no se veía ya…

Desde que había escaseado la caza todo había ido de mal en peor… ya no hacía tanto frío y los mamuts no se veían… “cómo ha cambiado todo” pensó.

– ¡Maldito cambio climático!- gritó en voz alta.

Y siguió al grupo.

Read Full Post »

Nueve de cada diez médicos consultados dicen que perder mucho peso en poco tiempo no es bueno. El otro médico, está todavía con el chicle con azúcar (es que es un poco corto el pobre). Ahora en serio, no sé si será verdad, pero lo cierto es que perdí seis kilos en dos semanas. Yo pesaba la friolera de 100 y, al terminar esos 14 días, pesaba 93 kilos y medio… que no es poco, pero era menos que 100. Algunos, los más pesados, estarán preguntándose cómo pude hacer eso… y yo siempre digo lo mismo… hice la dieta del serrucho comer poco y andar mucho. La variante, la dieta del cucurucho, es mucho más divertida, claro…

Lentillas se quedó alucinada al verme… ¿Quién demonios era ese tipo casi no gordo que tenía delante? Ella recordaba a un Sr K redondito y blandito y, ahora, tenía a un Sr K… redondito y blandito… pero menos, seis kilos menos de redondez y blandez. Y reconozco que me gustó ver su cara de asombro. Estábamos en Lugo y esa misma tarde descubrí, al pagar los billetes de bus para Oviedo, que no tenía carné de identidad… lo que era un fastidio porque 9 días más tarde teníamos intención de entrar en Portugal… y no es bueno ir sin documentación. Pero esa es otra historia que os contaré otro día…

Llegamos a Oviedo sin novedad y buscamos el albergue de peregrinos de la ciudad. Albergue que encontramos sin mayores problemas. En realidad era una parroquia y estaba en mitad de la ciudad, en el bajo de un bloque de pisos. El párroco no estaba, era muy tarde y se había marchado a su casa. En realidad no había ningún responsable… y ya puestos, no había nadie que abriera la puerta. Cuando estábamos apunto de rendirnos y buscar un hostal o pensión donde pasar la noche, uno de los peregrinos salió del albergue… se iba de marcha a conocer la noche Ovetense. Digamos que actuó de nuevo la buena suerte que tengo y pudimos entrar.

Lo que pasó a continuación hay dos maneras de contarlo…

La mala.

Estaba acostado con Lentillas… y yo me estaba tocando… y le dije: “Toca, toca”, y ella me tocó…

Y la buena.

Estaba acostado en el suelo de la parroquia, junto a Lentillas, cada cual en su saco, y me estaba tocando las recién descubiertas costillas. Estaba tan extasiado, y tan contento por el logro que quería compartirlo con ella. Y le susurré:

– Se me notan las costillas… mira, toca…

Y ella tocó… ¿Qué otra cosa podía hacer? Sabe perfectamente que me puedo poner muy pesado en ocasiones.

– ¿Te imaginas que me pongo buenorro? – Le dije, aunque era un pensamiento más para mí que para ella…

Había un millón de posibles respuestas. Podría haberse quedado en silencio. Podía haber dicho un sí, o un no… podría haberme cantado una sardana, o recitado algún pasaje de Hamlet… pero no… tuvo que contestar, y encima hacerlo a la velocidad del rayo…

– Uy, eso sería un cambio radical…

O sea, estaba acostado junto a la tía que más me gustaba del mundo mundial y ella pensaba que yo era lo más radicalmente opuesto a un tío bueno… no ligeramente opuesto. No. No algo apuesto. Que va… radicalmente opuesto. Y encima no tenía ni que pensarlo…

– Buenas noches.- dije. Y me di la vuelta. No volví a decir nada en toda la noche.

No estaba enfadado. Ni molesto siquiera… pero tenía una cierta sensación de vacío en la boca del estómago. Como si el cuerpo supiera antes que yo toda el hambre que pasaría los meses siguientes… porque Lentillas se iba a enterar de lo que era un tío buenorro de verdad.

Durante el año siguiente perdí 17 kilos a base de dieta y ejercicio. Bueno, lo que se dice bueno, no me puse… pero me acerqué bastante. Para entonces ella empezó a salir con Ironmán y yo perdí mucha motivación… pero eso ya lo he contado en otra parte.

Un pensamiento final: Puedes, si crees que puedes.

Read Full Post »

Preparando el viaje a Nepal, además de intentar aprender el Nepalés básico de supervivencia, me estoy repasando los nombres de las principales cumbres y otros accidentes geográficos. Y, de paso, les echo un vistazo desde el aire. Como lo de volar siempre se me ha dado muy mal (digamos que soy un hombre de costumbres y procuro no despegar mucho los pies del suelo) aprovecho la tecnología que ha puesto a nuestro alcance el todopoderoso Google para hacerlo. Soy un enamorado del Google Maps y del Google Earth.

Es impresionante como se puede recorrer las calles de Katmandú con un simple clic, o ascender a la cumbre del Everest sin sudar ni un poquito así. El Google Earh permite ver el terreno en tres dimensiones, con sus diferentes altitudes, y resulta espectacular admirar la cordillera del Himalaya, aunque sea en el ordenador. Incluso se puede programar para que simule el vuelo que hará el avión desde Madrid hasta Doha, y de Doha a Katmandú. Y te puedes posicionar en cualquier parte del mundo dándole unas coordenadas GPS.

El caso, y de lo que quería hablar realmente, es que parece mentira cómo el GPS se ha implantado en nuestras vidas. Ya lo tiene cualquier hijo de vecino. Hasta mi padre lo considera indispensable… claro que mi padre es propenso a perderse. Digamos que si hay dos posibles caminos para ir a un sitio, él escogerá una tercera opción que no se había contemplado y que le llevará a un sitio completamente diferente. Así que, cuando viaja con mi madre, que es siempre, había bronca asegurada… hasta que le regalamos el aparatito.

Yo, de momento, me resisto a ponerlo en el coche. Hasta ahora no me ha hecho falta, sobre todo porque me preparo los viajes de antemano y me saco el itinerario perfectamente detallado en papel. Cuando callejeo por la gran ciudad uso el truco de “ya saldré a alguna calle gorda” y así me oriento. Por cierto, tengo una anécdota divertida con un GPS.

Hace algún tiempo íbamos a Gredos a pasar el fin de semana, Atenea, Almanzor, Rico y yo. La idea era pasar la noche en el Refugio Elola y hacer alguna ruta por allí. Como siempre pasa, Rico llevó su coche (no le gusta ir de copiloto) y, por supuesto, llevaba el GPS puesto. Y no es que lo necesite, porque Rico es la persona con mejor sentido de la orientación en carretera que conozco. No era la primera vez que íbamos y el camino a Hoyos del Espino, la “puerta” a Gredos, era conocido de sobra. Pero íbamos con el GPS, que mola más.

En un determinado momento, muy cerca de nuestro destino, el GPS, con la voz de mujer, dijo: “Coja el próximo desvío a la derecha”. Y, claro, Rico cogió el desvío…

– Oye, Rico… me parece que por aquí no es… – Le dije – Me suena que se tenía que seguir recto.
– Si lo dice el GPS…

Y seguimos por la carretera. Sólo que la carretera empezó a llenarse de baches. Pero seguimos por la carretera. Sólo que la carretera empezó a estrecharse y a llenarse de maleza. Pero seguimos por la carretera. Sólo que la carretera dejó de ser carretera y se convirtió en camino…

Y el camino terminaba en un río. Y allí nos paramos, claro. Al otro lado del río continuaba la carretera y, a la sobra de un gran árbol sentado en unas piedras, había un anciano lugareño, de esos de garrota en la mano y boina enroscada en la cabeza. A sus pies, un perro meneaba el rabo frenéticamente. Me bajé del coche e inspeccioné el río, para ver si podíamos cruzar. Era poco profundo y todavía había zonas en las que se notaba el asfalto, aunque estaba cubierto de arenilla y piedras. Rico salió también y corroboró mi opinión: podríamos cruzar. Aún así me quedé fuera, supervisando las operaciones. En cuatro zancadas en otras tantas piedras, crucé al otro lado y me quedé cerca del lugareño.

– Buenos días – Me dijo
– Buenas…
– Qué… vienen con GPS, ¿No?
– Si, me temo – Dije un poco desconcertado, al escuchar la palabra GPS de un anciano lugareño.
– A todos los de la ciudad les pasa lo mismo… ésta es la vieja carretera a Hoyos del Espino… lleva en desuso hace años… la nueva sigue todo recto en el desvío… pero el GPS les manda por aquí.

Y yo me estaba imaginando que el pasatiempo de este hombre era sentarse allí cada fin de semana y ver como los de “la ciudad” cruzaban el río. No lo sé con seguridad, pero creo que en el pueblo llevan un marcador y hacen porras cada fin de semana, para ver cuantos urbanitas nos damos de bruces con el río…

Read Full Post »

Esta ha sido una Semana Santa realmente extraña. Para empezar no me he ido a ningún lado, creo que es la primera vez en mucho tiempo que esto se da… pero pese a que no me he ido a ningún lado, no he parado en casa. Y no he dejado de soltar pasta…claro que salir de casa lleva asociado el gastar dinero (y asistir a espectáculos más).

El jueves trabajé, a pesar de ser fiesta, y luego quedé con una amiga para ir al cine (La guerra de Charly Wilson). Luego cena y para casa… a las tantas. El viernes venía Bloody en visita relámpago antes de salir para Italia y, bueno, era obligatorio quedar con ella y con Benno. Lo de relámpago no es una forma de hablar… realmente fue algo tan rápido que casi ni nos vimos. Era temprano y había quedado tarde, así que, después de comer, otra sesión de cine (Los falsificadores). Luego, sesión de Teatro (Agustín Jiménez y sus monólogos), cenar, copas y para casa… otra vez a las tantas. El sábado comería en casa (una vez al año no hace daño). Y casi sin pausa, y sin siesta, salí disparado para el punto de reunión… esta vez había quedado con dos blogueras que venían de visita desde las lejanas, verdes y bellas tierras cántabras: Ali y Noe.

Llegué pronto al punto de reunión: un céntrico local de una conocida franquicia de cafeterías americanas… de esas con sillones de colores y café caro que te cagas, en vasos y cucharillas de plástico. Eso sí: puedes comprar tantas tazas con el logo de la compañía como quieras. Como no tenía intención de tomarme ningún café, sobre todo porque no tenía las tres últimas nóminas encima y, en fin, tengo mucho cariño a mis riñones como para empeñar uno, pero fuera hacía un frío de mil demonios (más que frío, un viento hipohuracanado, aunque por suerte ya no llovía), decidí meterme dentro y hacer como que miraba las tazas y las bolsas de café. El segurata no me quitaba ojo, pero no llegó a decirme nada.

Ali fue mi primera comentarista. En realidad, mi primera fan (hasta que yo la añadí como amiga). Y eso marca, supongo. Lleva ahí desde el principio, creo que empezamos nuestra andadura en la Comunidad el mismo día. Y seguí, en cierta forma, gracias a sus primeros comentarios… que son el pan del bloguero. Pero, pese a ser de las primeras, no tenía ni idea de cómo era… la única información que tenía era un trozo de foto, en la que sólo se le veían los ojos… y no demasiado bien, según pude comprobar después. Así que a todas las mujeres que entraban en el local las fui mirando a los ojos… a ver si reconocía la mirada triste de Ali (y no lo digo yo, lo dice ella).

Al final tuvieron que funcionar los móviles, porque ellas se quedaron fuera a la intemperie, mientras que el rudo montañero estaba dentro, esquivando al guarda de seguridad inquisidor. Y me las encontré fuera, dentro de unas cuantas capas de ropa, azotadas por el viento, entre la multitud, y las arranqué de allí, cayendo luego en la cuenta de que a lo mejor ellas preferían el café de aquel sitio… en lugar de otro más tradicional… con banquetas incómodas, pero con café con sabor a café (y luego unas cañas).

A ver, que hay curiosidad ya, seguro. Podríamos decir que de un vistazo Ali puede parecer pequeña. Pero eso es porque se trata de una gran mujer encerrada en un cuerpo pequeño. Al menos es lo que pude adivinar debajo de las varias capas de ropa que llevaba encima. Destacan y cómo destacan, unos ojos verdes, más bonitos que todas las cosas. Uno se percata de que, aunque es joven (yo no la echaría más de veintitrés años) tiene mundo y muchas cosas que contar. Y una enorme curiosidad. Para la gente superficial, diré que me pareció guapa. Para los que se decanten más por el carácter, diré que tiene un fino sentido del humor. Una mujer sin duda interesante.

Noe, a quien no tenía el placer de conocer ni de haber leído (aunque sí conocía su característico avatar manga con el que se identifica), es amiga de Ali esde hace más tiempo del que pueden recordar, y son de la misma edad. Al contrario que Ali, Noe es rubia, o tirando a rubia, pero también es pequeñita (algo que está por demostrar que sea malo). Me encantó su sonrisa, siempre presente en la cara, y me llamaron la atención los hoyuelos de sus mejillas y sus ojos brillantes. La verdad, otra preciosidad de mujer. Una preciosa mujer que me ganó completamente después de decir que “podrías dedicarte a la radio porque tienes una buena voz”. A eso le llamo yo regalar los oídos.

Hablamos de muchas cosas, de los blogs, de otros blogueros (pero en casi todos los casos para bien), de viajes, de lo mal que está la profesión de periodista, del intrusismo que hay (en el periodismo y en la informática), de escribir, de la radio, de más viajes, del Racing de Santander y su hinchada femenina, del pasado y del futuro. Hablamos tanto que casi no llegan a tiempo al musical que querían ver, y del que tenían entradas. Al final, no nos hicimos la foto de recuerdo del momento… pero es igual, nos la haremos cuando me pase por Santander más pronto que tarde.

Fue una lástima no escuchar el móvil cuando me llamaron a la salida del teatro, porque podría haberles enseñado un poco de la noche de la Ciudad, un poco muerta en Semana Santa… la próxima vez será.

Read Full Post »

La abeja Maya (ojo, Maya, que no Amaya) tenía a Flip el saltamontes. Pinocho tenía a Pepito grillo… mi conciencia se llama Almanzor. Eso sí, es más grande, menos verde, no tiene tendencia a saltar, a no ser que suene música pachanguera… pero sermonea exactamente igual. Os comento.

Estábamos tomando una caña, haciendo tiempo para entrar en el cine. Un plan de Viernes Santo como otro cualquiera. Y estábamos charlando sobre el segundo tema favorito de los hombres… las mujeres. A quemarropa, Almanzor me espetó:

– A ti te gustan mujeres muy guapas
– Toma, claro, igual que a ti…
– Si… pero me refiero a que sólo te gustan mujeres muy guapas.
– No sé en qué te basas para decir eso…
– ¿Huracán?
– Muy guapa…
– ¿Y Lentillas?
– Bueno… sí.
– A Tofu no la recuerdo bien, pero creo que era guapa.
– Sí, tenía una cara muy rica… pero era bajita y andaba raro…
– Entonces guapa… ¿Y Morcillita?
– Joder, también guapa… y con un cuerpazo.
– ¿Ves?
– ¿Me estás llamando superficial? Vale, esas mujeres son muy guapas… pero tienen otras muchas cualidades… Morcillita era muy buena, y tenía un gran sentido del humor. Y no hace falta que te diga que Lentillas tiene un gran cerebro, es super inteligente y brillante… Huracán era fresca y divertida y una sorpresa cada día…
– No, no… no te estoy llamando superficial… es sólo que para que te fijes en las otras cualidades de una mujer… en la inteligencia, en el sentido del humor o en si es limpia o hace ecuaciones de segundo grado… antes tiene que ser guapa. Hay un montón de mujeres que te estás perdiendo sólo porque de primeras no te parecen guapas…
– Pues no sé, tío… a uno le gustan las mujeres que le gustan… ¿No?

Pero, como de costumbre, Almanzor me hizo pensar… ¿Cómo me gustan a mí las mujeres?

Pues sí, es verdad, me gustan las mujeres guapas… pero no todas las mujeres guapas me gustan. Tienen que tener algo más. Yo prefiero una chica que sea guapa al natural, que apenas se maquille o, si por lo que sea no puede pintarse, no piense que es una debacle. O sea, que no piense que su belleza es su principal baza. No me gustan las mujeres flacas, de esas que se llevan ahora, engendros andróginos patilargos, sólo piel pegada al hueso. Creo que una mujer tiene que tener curvas, vertiginosas en algún caso. Tiene que se ser femenina.

Para mí es importantísimo el sentido del humor… mi mujer ideal tiene que tenerlo. Yo disfruto con unas buenas risas, me gusta hacer reír. Le tiene que gustar reírse, sobre todo conmigo, y tiene que hacerme de reír a mí. Y esto os puede parecer muy maniático, me tiene que gustar cómo se ríe.

Si puede ser más inteligente que yo, tanto mejor (en esto, como veis, no soy muy exigente… a poco que sea un poco despierta, será más inteligente que yo). Me gusta aprender cosas nuevas, así que no tengo ningún problema en que me enseñe de lo que sea que sepa más que nadie. Me da igual que sea tímida o extrovertida, porque si es tímida, ya hago yo las payasadas por los dos… y si es extrovertida, le sigo el rollo sin problemas.

Si demás tiene pasta, mejor que mejor (pero no es importante).

Pero, sobre todo, tiene que ser buena. Que tenga yo que esforzarme por ser mejor persona… que me ayude a mejorar y que me haga ver cuando estoy equivocado (porque a veces me obceco en una idea y me resulta complicado apearme del burro).

¿Acaso es pedir demasiado?

Read Full Post »

La semana pasada hice un post sobre la princesa Leia. En realidad no sobre la autentica Princesa Leia, sino sobre mi amiga a la que yo llamo así. Curiosamente ese día se batieron todos los récords de audiencia desde que se pusieron las estadísticas. Y el post ha sido uno de los más leídos. En fin, esto me ha hecho pensar que en la comunidad hay muchos fans de Star Wars.

Como yo.

Cuando tenía, no sé, como 7 u 8 años pasé el verano en casa de unos familiares. Acababan de inventar el video y, cosas del destino, mis tíos optaron por el VHS en lugar del BETA (no es que aporte nada a la historia, pero yo lo cuento por si a alguien le interesa). El caso es que dos críos de esas edades todo el día en casa éramos lo más parecido a un problema… y a mis tíos se les ocurrió la idea de alquilar unas películas a ver si nos podíamos estar quietos un rato. Las películas elegidas fueron dos: Star Wars y El señor de los anillos.

Obviamente no era la versión de Peter Jackson… soy joven, pero no tanto. Además, dudo que esté editada en vídeo VHS. Era la versión de Ralph Bakshi, rodada en formato de dibujos animados pintados sobre imágenes reales. Con esa edad uno se queda con detalles nada más… por ejemplo, el tamaño de los pies de Gollum, lo realmente corta que es la faldita que lleva Trancos, o los andares paticortos de Sam al correr detrás de Frodo… en fin.

En realidad nosotros le dimos caña a la Guerra de las Galaxias… que molaba mucho más, con todos eso bichos raros, los sables de luz y las naves espaciales disparando rayos láser a diestro y siniestro.

Algunos años después descubrí el Hobbit casi por casualidad y tengo que reconocer que me llamó la atención… Smaug, el dragón de la Montaña Solitaria, el anillo mágico, las aventuras de Bilbo escapando de los elfos del bosque usando unos toneles donde metió a sus amigos enanos, ayudado por el anillo que hacía invisible. En un taller literario que había en mi colegio (os tengo que contar lo de mi colegio, pero eso lo haré en un post diferente) comenté que me había gustado y el profesor me aconsejó la lectura de El Señor de los Anillos”.

Y el libro vino a mí en un momento difícil de la infancia: no tenía amigos, recién llegado a un colegio con normas extrañas (para mí) y pasaba los recreos sólo y aburrido. Así que me sentaba en las escaleras, al sol, y leía las aventuras de Frodo, de Sam, de Trancos y del viejo Gandalf… el anillo único, el malo malote cascabelote de Sauron y sus orcos. Me podía imaginar el vuelo de los Nazgûl sobre las murallas de Minas Tirith, la batalla de los campos de Pelennor o la no menos espectacular del Abismo de Helm o a Barbol y los demás Ents dándole lo que se merecía al traidor de Saruman.

El Señor de los anillos es mi libro de cabecera. El único libro que leo sin cansarme, aunque casi me lo sé de memoria. A veces lo abro al azar y leo a partir de ahí. Otras, dependiendo del estado de ánimo, me leo algún capítulo concreto… me encanta el que se llama “La cabalgata de los Rohirim” que enlaza con el que se llama “La batalla de los campos de Pelennor”. Y mientras leo, escucho el ruido de los cascos de los caballos al galope, el gemido de los cuernos soplados en el fragor de la batalla, el entrechocar de las espadas y los golpes de las lanzas de los orcos contra los escudos. Y me emociono (de nudo en la garganta) con la escena de Eowin (la hermana de Eomer, única mujer que luchó en los campos de Pelennor, y que se mantuvo firme incluso cuando cayó el rey bajo las garras del Nazgûl) luchando con jefe de los espectros del anillo…

– Ningún hombre puede matarme…
– Yo no soy un hombre… soy una mujer.

Y el espectro preguntándose si el que inventó la profecía usaba el término Hombre refiriéndose concretamente al género o se trataba más bien de un concepto global para referirse a un humano, pero sin entrar en detalles sobre el sexo del gachó… y siempre me imagino una ceja inexistente alzándose sobre la cuenca vacía del ojo derecho de la calavera del espectro en un claro ejemplo de duda, momentos antes de morir. Joder, se me ponen los pelos de punta de sólo recordarlo.

Me lo habré leído más o menos unas 17 veces entero, y por partes no sé cuantas más. Así que me sé todo lo que hay que saber sobre el Señor de los Anillos… aunque no soy un friki. Porque para ser friki hay que disfrazarse de mamarracho y hablar en élfico… y yo no sé hablar en élfico. Es más, me niego. Sobre todo porque yo sé que de elfo tengo más bien poco… yo sería con gusto un Hobbit de pies peludos. Porque los hobbits desayunan tres veces y son dados a la bebida y a la comida y a una buena charla junto al fuego.

La verdad es que tanta predilección por este libro tiene su razón de ser. Yo he vivido casi toda la vida en casa del auténtico Señor de los Anillos. Del señor de los anillos, de los pendientes, de los collares, gargantillas y pulseras. Porque se da la circunstancia de que mi padre es Joyero. Pero no un joyero cualquiera, no, sino Maestro Orfebre… o, como a él le gusta llamarse, Joyero Artesano. Así que he visto hacer muchas cosas de oro… es más, yo mismo he hecho alguna que otra (alianzas lisas, lo reconozco, pero algo es algo).

Así que yo soy hijo del Señor de los Anillos… supongo.

Read Full Post »

Older Posts »