Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 diciembre 2009

avatar.
(Del fr. avatar, y este del sánscr. avatâra, descenso o encarnación de un dios).
1. m. Fase, cambio, vicisitud. U. m. en pl.
2. m. En la religión hindú, encarnación terrestre de alguna deidad, en especial Visnú.
3. m. Reencarnación, transformación.
4. m. Última película de James Cameron.

Generalmente el día de Navidad suele ser el día del sofá y siesta, o más bien, el día de digestión pesada, sofá y siesta. Máxime si el día de Nochebuena salgo después de la cena y bebo un poco más de la cuenta. Pero no este día de Navidad. Este día de Navidad he quedado con Heidi.

Está otra vez en Madrid, aunque convaleciente de una pequeña operación de rodilla, y quería verme. Me propuso ir al cine, una de las pocas actividades que su operación le permite hacer hoy en día. E iríamos los dos. Sólo los dos. Así que me lo tomé como un pequeño paso adelante en lo que sea que tengamos. Al menos era pasar de la fría pantalla del Messenger al cara a cara… y eso, a poco, es bueno.

Iríamos a un cine cercano a su casa, para que no anduviera demasiado y había pocas opciones. Aún así le dije que eligiera la que más quisiera y ella eligió pensando en lo que a mí me podía gustar. Eligió la película Avatar. Alienígenas, explosiones, naves espaciales… sí, podemos decir que lo prefería a la última de Meryl Strip (reconozco que me la jugué… pero es que me gusta el peligro).

Quedamos a las nueve en la puerta de su casa y yo, que soy así de chulo, me presenté una hora antes. No es que sea un cagaprisas o un ansioso. Supuse que habría cola en el cine y, para evitar que ella estuviera de pie más de lo recomendable, mi idea era hacer esa cola en solitario y comprar las entradas, para luego esperar tomando algo, bien sentaditos, en una cafetería o similar.

Por suerte no había mucha gente y pude comprar unas buenas entradas.

Cuando por fin apareció en el portal la vi tremendamente guapa. Y eso que el pesado abrigo prácticamente la ocultaba del todo. El mismo abrigo de siempre. Claro que, curiosamente, a Heidi sólo la he visto en invierno. A pesar de la reciente operación no llevaba muleta y no parecía cojear demasiado. Y se la veía sonriente. Como no podía ser de otra manera, empezó a llover copiosamente y nos metimos en una cafetería a medio camino entre su casa y el cine. Y empezamos a hablar. Estábamos tan a gusto que casi no llegamos a tiempo al comienzo de la película, y eso que contábamos con una hora de margen. De hecho, llegamos justo cuando empezaba y estaba toda la sala a oscuras.

Aprovechando el artículo, también haré una pequeña crítica cinematográfica sobre Avatar.

La película es correcta. Tiene ritmo, tiene espectacularidad y tiene muchos y muy buenos efectos visuales. Pero le falta algo, a mi entender, para ser la siguiente y muy esperada película de James Cameron después de 15 años desde Titanic: le falta originalidad. O sea, la historia que cuenta es más o menos la misma que se cuenta en otras películas. Me ha perecido un poco la misma historia que El último Samurai, Bailando con lobos y Pocahontas… pero todo junto. Así que es un poco previsible. En realidad es tan correcta en su estructura que resulta muy previsible: todo pasa cuando tiene que pasar y como tiene que pasar. Pero, pese a todo, el ritmo es tan bueno y las escenas de acción son tan espectaculares que, en fin, se pasan las dos horas y cuarenta minutos bastante rápido. Y los personajes digitales son sencillamente perfectos. Y eso bien puede valer una entrada de cine… y más si es en buena compañía.

Fin de la crítica.

Al salir del cine no había nada abierto. Y estaba lloviendo, o como dicen en el norte, estaba jarreando. Así que ella sacó su paraguas del bolso y me hizo un sitio debajo. Como era muy pequeño, pasé mi brazo por sus hombros y nos pegamos mucho el uno al otro. Subimos la calle hasta que llegamos al portal de su casa y allí fue donde se produjo la escena de la despedida. Comentamos algo de la película hasta que ella cambió radicalmente la dirección de la conversación:

– ¿Te puedo preguntar una cosa?
– Claro… pero que sepas que soy ateo…
– ¿Sigues… sigues pensando lo mismo sobre… mí… o ya no? ay… es que no sé muy bien cómo preguntarlo…
– ¿La pregunta es si me sigues gustando?
– En fin, tú eres más directo. Sí.
– Bueno… es evidente que no te han salido pústulas en la cara, así que… supongo que la respuesta es sí… aunque si la pregunta es si estoy loco por ti…
– Ni se me ocurriría siquiera pensarlo…
– Nuestra relación es un poco curiosa. Nos hemos visto realmente muy poco y todo el contacto es por Internet. Y, bueno, la chica que está al otro lado de la pantalla, con la que hablo a menudo, me gusta. Eres divertida, inteligente… eres muy guapa. Así que, sí, tienes muchas papeletas de ser una chica que me guste.

Un par de segundos de silencio. Siempre hay un par de esos incómodos segundos de silencio cuando hay malas noticias después.

– A ver… se trata de que este año me enamoré hasta la médula de otra persona, y de que, lamentablemente para mí, sigo estándolo…
– En realidad es lamentable, pero para mí.

Ella ignoró convenientemente mi vano intento de rebajar la incomodidad de escuchar que la tía que me gusta está enamorada de otro. Aunque yo ya lo sabía, claro.

– En septiembre, cuando te vi en el concierto, me di cuenta de que me alegraba mucho de verte. De que te tengo mucho cariño. Me pareces un niño estupendo y me río mucho contigo.
– Espera… eh… ¿un niño? ¿Me tienes cariño? o sea… ¿Te va el rollo madre?
– ¿Tú te crees que me despiertas el instinto maternal?
– No, no… es sólo que te ha faltado decirme que soy entrañable…
– Tonto… ya sabes a qué me refiero…
– Lo sé, lo sé. Pero también sé que soy muy buen tío y que te vendría bien salir conmigo. Aunque supongo que eso me descarta casi inmediatamente como posible novio. En realidad eso me descarta para la mayoría de las mujeres. Están de moda los tíos malotes.
– A mí no me van malotes en absoluto…
– Entonces tengo que descambiar la chupa de cuero que me he comprado…

Ahora sí conseguí que se riera.

– Lo malo es lo del tatuaje que me he hecho en la espalda…
– Para…
– Vale. Pero no sé muy bien cómo interpretar que me tienes cariño.
– Pues eso, que te tengo cariño.
– Pero cariño en plan… yo también te quiero, pero sólo como amigo. O en plan… bravo muchacho, sigue así y tendremos una bonita historia que contarle a nuestros nietos…

Otro par de segundos de silencio.

– Pues no lo sé… ahora mismo no pienso en nada así… lo siento.
– No tienes por qué sentirlo…
– A mí me gusta siempre la sinceridad, no soporto las mentiras, y procuro ser sincera siempre… te tengo un cariño muy grande, y de los de verdad. Pero me siento mal.
– ¿Por qué?
– Porque si me dieras igual no me costaría decirte las cosas así, pero no es el caso, y como sí me importas, pues me siento mal…
– Pues no te sientas mal. Ahora las cartas están sobre la mesa. Y, siendo sinceros, así tengo más posibilidades de que te enamores de mí. Soy francamente bueno en eso.
– ¿Por qué?
– Si te lo digo perderé el efecto sorpresa, ¿no te parece?

Volvió a reírse.

– Buena respuesta.
– Necesito algo de tiempo para que descubras al verdadero Sr K. Y, sobre todo, necesito algo de tiempo para que termines tu trabajo en Alemania y vuelvas a España permanentemente… creo que valdrá la pena esperar.

Sonrió. Y para concluir la conversación añadió:

– Mañana me ha dicho Risueña de hacer algo…
– Sí… a mí también me lo dijo.
– Entonces nos vemos mañana… ¿No?
– Claro…
– Hasta mañana – Y me dio dos besos.

Hoy ya es mañana. Casi es pasado mañana. No sé lo que haremos, pero… lo cierto es que la volveré a ver en unas horas. Heidi me gusta de verdad pero creo que en realidad no sé cómo están las cosas y si tengo posibilidades reales. Ni siquiera sé si debo de seguir picando piedra…

votar
Etiquetas: , , , , , , , ,

Read Full Post »

La vida del bloguero es muy triste. Solo casi siempre, delante de la pantalla brillante del ordenador, con el sonido de las teclas como única compañía. Volcando en la red los pensamientos, ilusiones, fantasías y sueños. Lo dicho: muy triste.

Si tienes suerte un día alguien te lee. Eso no pasa mucho, la verdad. Pero pese a todo, es la única razón por la que se mira las estadísticas día tras día. A ver si hoy me ha leído alguien. Y se te acelera el corazón cuando hay un número de visitas diferente a cero. Un comentario es algo orgásmico… porque un comentario significa que esa visita… ¡Se ha leído la entrada! O sea, no es la típica visita que llega googleando (una forma moderna de decir “Buscando pornografía”). Es alguien a quien lo que has escrito le ha interesado y se ha molestado en responder. Eso es genial.

La vida del aprendiz de escritor no es mucho mejor. Solo casi siempre, delante de la pantalla brillante del ordenador, con el sonido de las teclas como única compañía. Volcando a un papel los pensamientos, ilusiones, fantasías y sueños de un personaje que, casi invariablemente, es una representación de uno mismo. Lo dicho: muy muy triste.

Yo soy un bloguero aprendiz de escritor. Así que os podéis imaginar la pena que debo de dar. Eso sí: como bloguero no me puedo quejar mucho. Hay días que me lee mucha gente (como por ejemplo el día que publiqué la entrada “yo e estudiao”, record de visitas de la historia de mi blog y portada durante todo el fin de semana en Bitácoras gracias a los votos de otros blogueros); y cada artículo no bajan de los 3 o 4 comentaristas (algunos son fijos y todo).

Ahora queda saber cómo seré como escritor.

Hoy se publica en la web de La Taberna del Escocés el primero de los relatos con los que colaboro en esta publicación. Es una historia divertida, con dosis de humor negro, sexo y violencia. Es la historia de Rose, la camarera de tetas perfectas. Pero también es la historia de un escritor obsesionado con esa camarera, y la búsqueda de un tesoro escondido.

Yo me divertí mucho escribiendo esta historia, sólo, delante de la pantalla brillante del ordenador, con el sonido de las teclas como única compañía. Pero por mucho que yo me divirtiera escribiéndolo, el relato por sí salo no vale nada si no lo lee nadie.

¿Dejarás que eso pase?

(Por si no había quedado claro… hay que hacer clic en el enlace —>Rose.

Votar en Bitácoras

Etiquetas: , , , , ,

Read Full Post »

Con esta receta inauguro una nueva sección a la que he tenido a bien llamar: Recetas para solteros (con pretensiones). Cada cierto tiempo iré poniendo unas sencillas recetas para impresionar a las chicas.

Solomillo al roquefort

A ver… esto es lo más sencillo que sé hacer. Pero, antes de ponerte manos a la obra, tienes que saber varias cosas de la mujer a la que quieras agasajar con este manjar. Para empezar, tiene que gustarle el queso. O sea, no sólo tienes que averiguar si le gusta, sino si le gusta mucho. Y si es del fuerte, mejor. La razón es sencilla: la salsa es al Roquefort. Otra cosa que tienes que saber es si come carne. Esto que parece una tontería, no lo es tanto, en los tiempos que corren. Si yo os contara…

Sabiendo esto, te puedes poner tu delantal.

Ingredientes:

  • 2 medallones de solomillo
  • 200 cl de nata de cocina.
  • 100 gr queso Roquefort
  • 10-20 champiñones pequeños
  • ½ cebolla
  • 2 ajos
  • 1 vaso de vino blanco (para echar en la guarnición, los que queiras para beber)
  • Aceite de oliva (6 cucharadas)
  • Sal.
  • Perejil.

Primeros pasos.

Lo primero que tienes que hacer es ir a la carnicería y comprar dos buenos solomillos de ternera. Puedes ponerte imaginativo y comprar dos entrecots, pero antes de hacer eso, recuerda que con el estómago muy lleno entra sueño. Y no queremos que eso ocurra… ¿No?

Te hará falta un pequeño brick de de nata líquida para cocinar (importante que sea para cocinar y no para montar… la de montar la puedes comprar igual si ves que la cosa puede ir muy bien… ya me entiendes). Y unos 100 gramos de queso Roquefort. No te pases con esto, porque repite un montón. No olvides un número par de champiñones frescos de tamaño pequeño (ni dos, que no luce, ni 200 que son demasiados), media cebolla y un par de dientes de ajo.

Preparación

Pon un cazo al fuego y le echas el brick entero de nata (serán unos 200 cl más o menos) y el queso troceado. El fuego, flojo. Mi vitro tiene 6 posiciones, así que al 3 estará bien (busca tu equivalente). De vez en cuando le das vueltas con una cuchara de madera, con un doble propósito: que no se pegue el queso al fondo, y para que parezca que haces algo.

Yo de ti iría encendiendo la campana.

Mientras tanto, puedes ir preparando la guarnición. Mi primer impulso es poner el solomillo con patatas, pero eso sería la mar de sencillo, y queremos que la cosa parezca (no necesariamente que sea) muy elaborada. Así que vamos a trocear la cebolla y los ajos en taquitos muy pequeños. Creo que a este corte se le llama Beetlejuice en francés. Ojo con los dedos. Mucho ojo con los dedos. Cuando lo tengas troceado, pones en una sartén (que esté limpia) cuatro cucharadas de aceite de oliva y lo echas todo. El fuego al tres (escala Sr K).  Mientras limpia los champiñones (el regusto a tierra no queda muy bien) y les cortas el pie. Ahora tienes unos champiñones muy bajitos pero limpios.

Si te está viendo alguien mientras cocinas, ya estás quedando muy bien: tienes dos elementos diferentes en el fuego, lo que deja ver cierta habilidad culinaria. Tienes permiso para abrir la botella de vino y darle un tiento. Pero sin pasarse. Yo uso vino blanco.

Comprueba que el queso se ha derretido que no hay grumos, mientras esperas a que la cebolla y el ajo se arrubien (o sea, que cojan un tono rubio). Seguramente la salsa ya esté lista. Para darle un “toque” profesional, échale una cucharada de aceite de oliva y lo remueves bien. Así tendrá un brillo muy mono. Cuando hayas hecho esto, baja el fuego al mínimo y te concentras en la guarnición.

Ya debe de estar todo dorado. Lo sabrás porque el siguiente tono es negro y eso no es muy bueno (lo mires como lo mires). Antes de que se ponga afrocebolla, echas los champiñones y un chorro generoso de vino blanco, un poco de sal y, si tienes, unas hojitas de perejil. Lo tapas con una tapa (a falta de otro objeto mejor) y lo dejas hacer en su jugo durante unos 15 minutos. Si los champiñones eran medianos, déjalo otros 5 minutos, por si acaso.

Vamos a iniciar lo que yo llamo un circo de tres pistas. Pon una sartén (limpia) de gran tamaño al fuego fuerte. Un 6 sobre 6 en la escala Sr K. Cuando esté muy caliente, echas una cucharada de aceite de oliva, que extenderás por toda la superficie de la sartén con un diestro movimiento de muñeca (tienes experiencia, así que no te cortes) y le echas los solomillos. Chisporreteará mucho, pero no te asustes. Los tienes que mantener un minuto o menos, dependiendo de lo mucho o poco que quieras que se hagan. Ya está, dales la vuelta. Otro minuto o menos y, mientras se hacen, les echas un poco de sal sólo por esa cara. Si es gorda, mejor.

Ha llegado el momento de emplatar. Un solomillo para cada uno, un chorrito de salsa de roquefort encima con cierto arte, la mitad de la guarnición (de ahí que los champiñones sean pares) y, para rizar el rizo, una ramita de perejil encima del solomillo.

El resto de la salsa en una salsera (si tienes, si no, en un recipiente que esté limpio) con una cucharilla para servir bajo demanda. Pan y vino. Le pega un Ribera del Duero joven… pero si se prefiere, algo a lo que echar Casera.

Es un plato que no se tarda más de media hora en elaborar. Así que para un “aquí te pillo aquí te mato” no está mal.

Ya me contarás qué tal ha ido la cosa…

Votar en Bitácoras

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Read Full Post »

Mi padre siempre ha sido muy estricto con el tema de reírse de la gente. Especialmente con la gente que escribe con faltas de ortografía. Generalmente no le he hecho mucho caso en ese aspecto… porque es muy divertido. Pero como hace Dexter, mi asesino sicópata favorito, yo sólo me río de la gente que se lo merece.

Uno que se lo merece es el administrador que nos lleva todos los temas e la comunidad. Reconozco que cuando me llegaban las actas de las reuniones, simplemente las metía en el cajón de los papeles inservibles que están por si acaso tengo que encender un fuego. Teniendo en cuenta que no tengo chimenea, ese cajón tiene muchos papeles ya. Y es una suerte, porque después de haber leído entera el acta de la última reunión… dios, era como pasar con el coche al lado de un accidente de tráfico… me resultó imposible dejar de leer.

Os voy a poner unos cuantos ejemplos. No estoy inventando nada. Está copiado literalmente del acta.

Que las cuentas no están maquilladas ni nada por el estilo que las cuentas son las que son que toda la comunidad sabia que el ultimo recibo de la empresa xxxxxx se iba a devolver ya que xxxxx la anterior junta directiva y el presidente lo habían decidido y que no tiene mas que decir ya que el administrador presentaba a la junta directiva mensualmente las cuentas.

Otra perla de la literatura:

Que el administrador nunca había comentado la votación doble ya que en ningún momento había sido necesario ya que el banco XXXX siempre había votado lo mismo que la comunidad y por lo tanto no entiende porque tiene que explicar algo que no ha ocurrido.

Y añade:

El vocal del 13-22 expone que hay un acta en la que el XXXX ha votado en contra que porque no se explico hay.

Y termina el acta con la sentencia (aconsejo no leer en voz alta la sentencia, a no ser que el que lo lea trabaje como tenor, o sea una soprano consagrada):

Hay dos soluciones que es pagar la deuda total de la factura para que la demanda no siga adelante o negociar mediante nuestro abogado la reducción de esa factura en función del gasto de teléfono que hicieron de mas se aprueba por mayoría tener una reunión con el abogado si fuera necesario para saber cual es la respuesta de la empresa en la negociación o intentar llegar a un acuerdo valido para la comunidad sea con una rebaja o pagando el total de la factura en cualquiera de los dos casos si hay reunión o acuerdo, (¡¡¡por díos…. Me ahogo!!!) queda claro que lo que opina la comunidad es pagar para no ser una cantdad mas grande por las costas de abogados y procuradores.

Si ese tío no fuera un impresentable, inmediatamente lo había catalogado de “Pobre hombre… tiene mi edad, pero no ha tenido la suerte de recibir una educación”. Y no habría dicho nada. Pero además de ser un impresentable, alardea de “Tener estudios”. No sabemos muy bien a qué se refiere con lo de tener estudios, pero seguramente no significará lo mismo en nuestro idioma. Visto lo visto.

Este señor nos cobra 25.000€ al año por llevar los asuntos de la comunidad. ¿Quien dijo que España no es un país lleno de oportunidades?

Votar en Bitácoras

Etiquetas: , , , , , ,

Read Full Post »