Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Atenea’

El otro día os contaba que los islotes Columbretes son un lugar ideal para hacer el amor. Tienen un aspecto parecido al de un atolón del Pacífico. De hecho, su origen es muy parecido: una erupción volcánica. No una, sino cuatro. Pero hace muchos miles de años (por lo que sigue siendo un buen lugar para hacer esas cosillas). Si no me creéis, echad un ojo al vídeo de aquí abajo.

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=Cy6WiDq3tMc]

Estos islotes deben su nombre a la inmensa cantidad de culebras que había en ellas. Cómo llegaron las culebras a unos islotes tan pequeños 30 millas alejadas de la costa es un misterio que nunca se sabrá. Las culebras fueron exterminadas por los reclusos de la cárcel en la que se convirtió el islote más grande. Y por los fareros, años después. Para terminar con ellas prendieron fuego a toda la vegetación y luego, ya sin refugio, las mataron de las maneras más imaginativas posibles.

Ya en la edad moderna, Los Columbretes han servido de blanco para prácticas de la marina, y todavía hay casquillos y obuses sin explotar en las zonas poco profundas. Aunque de los obuses sólo queda una vaga idea y son más un hogar para peces que armas de destrucción. El fondo marino está poblado de todo tipo de especies, porque los Columbretes son una zona de protección medioambiental. Zona protegida. En el edificio del faro viven 10 científicos (como Torrebruno) todo el año. También alguna científica. Y estudian a los animales de arriba y debajo de l agua.

No se puede pescar, pero si bucear. Tanto con botella como a pulmón. Esa última modalidad es la que yo practiqué (no porque no me guste la botella). Y es una experiencia interesante la de que un par de doradas (sin guarnición ni nada) te miren curiosas a poca distancia preguntándose si eso de bañador azul es un cachalote especialmente pudoroso… un espectáculo para los sentidos.

A los islotes Columbretes llegamos navegando a vela, como dicen los marineros, “a todo trapo”. Y era así de verdad, porque no podíamos poner más velas. El viento era constante dirección noroeste, de fuerza 4 a 5 (yo creo que tuvimos incluso más en ocasiones). Había un poco demasiado viento, pero nos arriesgamos y la cosa fue muy bien. Llegamos dos horas antes de lo previsto.

Esto que os cuento escrito lo digo de palabra en el video, donde se me ve como timonel del barco. En el vídeo parece que voy remando… pero os juro que es un barco velero. Lo que pasa es que para mantener el rumbo por las olas había que hacer esos movimientos…

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=1JyZRJ57a58]

Evidentemente yo soy el marinero y el Capitán Haddock… es el capitán. Y Atenea dista mucho de ser rubia, ni de bailar al compás. Pero vamos, que mientras dirigía el barco con rumbo firme, a veces canturreaba esta canción de los Rodriguez (una de mis favoritas, a pesar del vídeo, que no había visto antes).

[Youtube=http://www.youtube.com/watch?v=-MQEfMmngfU]

Botón de Bitacoras

Si haces click en el icono estás votando en Bitacoras
Etiquetas: , , , , , , ,

Read Full Post »

Los islotes Columbretes, al atardecer

A veces olvidamos que detrás de toda esa contaminación lumínica hay millones de estrellas. Toda una vía láctea repleta de ellas. Ya sea por pereza o por la falta de costumbre, o porque casi siempre dan cosas buenas por la televisión, pero a penas miramos el cielo ya.

En los islotes columbretes podemos decir que no hay otra posibilidad. No hay televisión, no hay cobertura de móvil y cuando el sol se va, las estrellas atraen la mirada irremediablemente. Como si fuera un accidente de tráfico en el otro carril. A 30 millas de la costa y sólo con la intermitente luz del faro como fuente lumínica, el espectáculo del cielo era impresionante.

El capitán Haddock se había retirado a sus aposentos hacía un rato. Y Atenea y un servidor, tumbados en las colchonetas de popa, hacíamos casi lo único que se podía hacer: Mirar el cielo.

Si al marco incomparable añadimos una leve brisa marina que apenas mecía el velero, una conversación agradable, un buen vino en la mano y el estómago calentito con un impresionante arroz negro, cortesía del Capitán Haddock, no es de extrañar que el Sr K dijera:

– Este es un momento y un lugar ideal para hacer el amor… ¿No te parece Atenea?

Atenea se quedó en silencio unos segundos. Sin decir nada se levantó de su colchoneta y se acercó a la mía. Y me dijo:

– El amor no… pero si quieres, te vas a proa y te haces una pajilla. Y ahora no mires, que voy a mear por la borda.

Lo dicho… el mismo romanticismo que tiene una alpargata de esparto. Para que luego digan que las mujeres son románticas…

Botón de Bitacoras

Si haces click en el icono estás votando en Bitacoras
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Read Full Post »

He llegado ahora, como quien dice, de mis vacaciones. Vamos… el tiempo justo de poner una lavadora, leer el correo y pasar por el baño. No precisamente en ese mismo orden. Para quien no lo sepa, porque lo cierto es que tampoco lo he ido publicitando por ahí mucho, he estado algo más de dos semanas navegando por el Mediterráneo en un barco velero.

Sé que suena muy bien. Uno pone la palabra “velero” junto a la palabra “Mediterráneo” e inmediatamente se piensa en “sol”, “viento”, “mar”, “copita de Martini con aceituna” (o vermú de grifo, o cervecita fresca… que de todo hay en la viña del señor) y uno puede escuchar el romper de las olas por la quilla del barco y casi ver la arena prácticamente blanca de una cala recóndita. Y, bueno, algo de todo eso sí que ha habido.

Pero también ha habido mucho trabajo. Porque el barco no se lleva solo. Porque hay que izar la mayor, asegurar el foque, o cambiarlo por el Génova. Porque hay que subir el ancha a pulso o adujar todos los cabos. Porque la caña del barco, o sea, el palo que se agarra y que mueve el timón, no lleva dirección asistida… y cuando el viento inclina el barco hasta casi hacer que entre agua en la bañera (que no es un artilugio de aseo personal, sino el lugar donde se está normalmente cuando se navega), hay que hacer mucha fuerza para mantener el rumbo…

Iniciamos la navegación en Alicante y yo la terminé en Tarragona. Otros se encargarán de llegar hasta el final. Aún así han sido más de 300 millas, cerca de 580 kilómetros. Y la mayor parte de ellos a vela. Quitando un par de días en Valencia con visita al Oceanográfico y a una bloguera (y su cachondo socio) y otro par de días fondeados en los islotes Columbretes, el resto del tiempo ha transcurrido navegando a las ordenes del Capitán Haddock, ya conocido por otras aventuras marineras que conté hace tiempo. Nos acompañaba Atenea, otro miembro insigne de la galería de personajes que pululan por estas páginas.

El viaje ha estado muy bien, en términos generales. La entrada en Gandía fue un poco con demasiado viento y, quizá, demasiada poca práctica. O el incidente del Ancla en el Delta del Ebro todavía me hace despertar por las noches empapado en sudor. Aunque eso es porque no hay aire acondicionado y está haciendo mucho calor.

Eso sí, tengo que reconocer cierta decepción. Yo había invitado a compartir estos días conmigo a tres mujeres. No a todas a la vez, no… eso habría sido una locura. Las tres se declararon encantadas con la propuesta, y las tres la declinaron. Una, por falta de dinero. Otra, por falta de tiempo. Y la tercera, por tener al padre ingresado en el hospital. Por desgracia para ella, lo del padre no era una excusa y realmente está en el hospital.

Este año se ha dado una circunstancia nueva. Tras 6 años consecutivos viajando durante las vacaciones con Lentillas, este año no lo he hecho. Y lo cierto es que me ha resultado un poco raro.

Así que, con estas premisas, os contaré alguna de las cosas que fueron pasando…

Botón de Bitacoras

Si haces click en el icono estás votando en Bitacoras
Etiquetas: , , , , , , , ,

Read Full Post »

La roja (aunque habría que llamarla la mostaza, o como dice un compañero mío, el limón mecánico) tenía una cita con la historia el jueves por la noche. Una de esas citas a las que no se puede llegar tarde. Yo no soy especialmente futbolero… soy del Atlético de Madrid por filosofía de vida (siempre sufriendo, pero cuando se gana, las dos o tres veces que pasa, joder qué subidón), pero no soy lo que se dice un forofo. Hace muchos años que no voy al campo… y tengo una bufanda con los colores de mi equipo, pero guardada en el altillo…

No tenía intención de perderme tan magno acontecimiento. Y los magnos acontecimientos se viven mejor en compañía. Así que quedé con unos amigos, Rico y Atenea para ser exactos, para ir a ver el partido a algún bar del centro. Me dirigía al punto de reunión en mi Kapullomóvil cuando me sonó el inconfundible tono de Expediente X en el móvil. Era, por supuesto, Huracán. Sus compañeras de piso no estaban y me invitaba a ver el partido en su casa. Teniendo en cuanta el tamaño del televisor, más propio de una casa de Pin y Pon que de seres humanos de verdad, y con el agravante de que la carne es débil y a Huracán le gusta tanto el fútbol como a mí la depilación con cera, le dije que mejor no. Pero la insté a que se viniera.

Huracán apareció preparada para ver un partido de fútbol y dar botes animando a su equipo. Pero para animarlos en otro sentido. Un vestido de verano, fino y liviano y con un generosísimo escote, y unas sandalias a juego. El pelo suelto y con sus bucles al viento y sus grandes ojos negros ocultos detrás de unas enormes gafas de sol. Estaba muy guapa y así se lo dije. A veces estas cosas me salen solas sin pensar en las consecuencias.

Como Rico había llamado para decir que se retrasaría, nos encaminamos hacia casa de Atenea para empezar a buscar sitios donde ver el partido. Atenea conocía un bar cerca de su casa con una gran pantalla y cerveza suficiente como para olvidar el generosísimo escote de Huracán (incluso para olvidar la visión de un centenar de elefantes de color de rosa bailando la conga por la calle). La elección del bar fue claramente acertada. En la mesa junto a la nuestra había un grupito de chicas rubias y altas, evidentemente extranjeras, y, todo hay que decirlo, guapísimas. Al menos dos de ellas espectaculares.

Para qué nos vamos a engañar… un partido de fútbol tiene 90 minutos, pero la mayoría de esos minutos son de relleno. El tiempo efectivo de juego emocionante es una pequeña parte del total. Así que, si además de ver un partido podíamos ver a dos bellezones dar saltitos (con lo que eso conlleva) y agitar una bandera de España… mejor que mejor… ¿No? Pues eso mismo debió de pensar Rico cuando apareció y se dio cuenta del panorama… sobre todo porque me miró y levantó el pulgar dando su aprobación…

El partido no lo voy a resumir. Sobre todo porque sólo las personas en coma y algunos presos de Guantánamo en aislamiento sensorial no sabrán cómo terminó el encuentro. Ganamos, España jugó de vicio y Rusia fue una marioneta en nuestras manos. Los jugadores dieron patadas al balón, hubo varios tiros a puerta, pases en profundidad, y algunos jugadores corrieron la banda. Bueno, y el linier levantó la bandera varias veces. La diferencia es que esta vez ganamos…

Y las rubias saltaban, y se hacían fotos con nosotros, y con un tarado con la cara pintada con la bandera de España… y se rieron mucho, sobre todo cuando todo el bar empezó a cantar “¡¡Que paguen las rubias, que paguen las rubias!!

En el descanso (o intermedio, como lo llamó Atenea) decidí acercar posiciones con las rubias. Más que nada para que conocieran la simpatía española, y la amabilidad innata del país y sus gentes. El turismo es la fuente principal de ingresos de la nación y yo soy un patriota… aporto mi granito de arena para fomentar el turismo, sobre todo si es de tías buenas altas y rubias. Eran estudiantes de vacaciones, de San Diego, California (y quedé de miedo, porque cuando una de ellas dijo “San Diego”, yo dije “Ah, California”… ver tanto cine americano da sus frutos). Hablaban lo justo de español, lo que no desentonaba con mi inglés más que justo. Aún así conseguí sacarles unas cuantas sonrisas.

Es posible que os parezca un poco raro que estando Huracán delante intentara acercarme a las rubias. Pero, en fin, no es bueno que un hombre esté solo. Y se supone que somos amigos ¿No? Aunque creo que ella no pensó lo mismo, porque empezó con sus ardides. Las artes de Huracán: ojitos, cuchicheos al oído, y abrazos al celebrar los goles… los tres goles. Esas cosas son las que hacen que uno se desconcentre del partido. Pero eso sí, esas cosas también hacen que uno deseé que haya más goles. Otro par de ellos no habrían estado mal.

El caso es que, al terminar el partido, en lugar de irme con las rubias, me marché con Huracán, a celebrar la victoria. Vamos, no es que lo de las rubias estuviera hecho, pero es que ni lo intenté. Y nos fuimos a un bar cercano donde hacen unas caipiriñas muy buenas. A mí no es que me vuelvan loco esas cosas, pero a Huracán sí. Al menos en el local ponen muy buena música. Me resultó curioso que el camarero saludara a Huracán, aunque supongo que habrá salido mucho por aquí últimamente, y mientras comentaba algo del partido con la niña nos preparó dos caipiriñas. Eso sí, puso la guinda.

– ¿Puedo haceros una pregunta? – Dijo el camarero, aunque no dio tiempo a contestar – ¿Vosotros sois hermanos?
– ¿Cómo? – Dije.
– Es que os parecéis un montón…
– ¿Tú estás de guasa? – Dije, aunque pensé “¿Tú eres gilipollas?”
– No, no somos hermanos – Dijo Huracán
– No, en serio… os parecéis cantidad.
– Mira tío, espero que todo lo demás lo tengas mejor, porque lo que es la vista la tienes fatal. Y para que lo sepas, muchas cosas que hemos hecho ella y yo han estado prohibidas por la mayoría de las civilizaciones…
– Vale, vale, perdona…

Me sentó mal la tontería. Si le gustó Huracán, que le pidiera el teléfono y listo. Eso sí, que esperara a que me fuera al baño o algo así. Pero tampoco era como para desacreditar… digo yo.

Debía de ser la una de la mañana mientras paseábamos destino a casa de Huracán. No es que pensara en que fuera a pasar nada en concreto… simplemente tenía mi coche aparcado muy cerca. En ese momento me sonó el móvil: Era mi madre y no eran buenas noticias. Habían robado en la tienda de mi padre. Por lo visto tres desalmados, aprovechando las celebraciones por la victoria de España, y ayudados por la tapa de una alcantarilla, rompieron el escaparate blindado de la joyería de mi padre.

Así que sin casi despedirme de Huracán (nada sofisticado, un beso en la mejilla) la dejé en su casa y salí pitando para la tienda, donde me esperaba él y dos guardias civiles levantando acta de lo ocurrido. Dos lunas rotas del escaparate y media docena de relojes desaparecidos…

Una bonita forma de celebrar la victoria de España.

¿Qué pasará en la final?

Read Full Post »

Preparando el viaje a Nepal, además de intentar aprender el Nepalés básico de supervivencia, me estoy repasando los nombres de las principales cumbres y otros accidentes geográficos. Y, de paso, les echo un vistazo desde el aire. Como lo de volar siempre se me ha dado muy mal (digamos que soy un hombre de costumbres y procuro no despegar mucho los pies del suelo) aprovecho la tecnología que ha puesto a nuestro alcance el todopoderoso Google para hacerlo. Soy un enamorado del Google Maps y del Google Earth.

Es impresionante como se puede recorrer las calles de Katmandú con un simple clic, o ascender a la cumbre del Everest sin sudar ni un poquito así. El Google Earh permite ver el terreno en tres dimensiones, con sus diferentes altitudes, y resulta espectacular admirar la cordillera del Himalaya, aunque sea en el ordenador. Incluso se puede programar para que simule el vuelo que hará el avión desde Madrid hasta Doha, y de Doha a Katmandú. Y te puedes posicionar en cualquier parte del mundo dándole unas coordenadas GPS.

El caso, y de lo que quería hablar realmente, es que parece mentira cómo el GPS se ha implantado en nuestras vidas. Ya lo tiene cualquier hijo de vecino. Hasta mi padre lo considera indispensable… claro que mi padre es propenso a perderse. Digamos que si hay dos posibles caminos para ir a un sitio, él escogerá una tercera opción que no se había contemplado y que le llevará a un sitio completamente diferente. Así que, cuando viaja con mi madre, que es siempre, había bronca asegurada… hasta que le regalamos el aparatito.

Yo, de momento, me resisto a ponerlo en el coche. Hasta ahora no me ha hecho falta, sobre todo porque me preparo los viajes de antemano y me saco el itinerario perfectamente detallado en papel. Cuando callejeo por la gran ciudad uso el truco de “ya saldré a alguna calle gorda” y así me oriento. Por cierto, tengo una anécdota divertida con un GPS.

Hace algún tiempo íbamos a Gredos a pasar el fin de semana, Atenea, Almanzor, Rico y yo. La idea era pasar la noche en el Refugio Elola y hacer alguna ruta por allí. Como siempre pasa, Rico llevó su coche (no le gusta ir de copiloto) y, por supuesto, llevaba el GPS puesto. Y no es que lo necesite, porque Rico es la persona con mejor sentido de la orientación en carretera que conozco. No era la primera vez que íbamos y el camino a Hoyos del Espino, la “puerta” a Gredos, era conocido de sobra. Pero íbamos con el GPS, que mola más.

En un determinado momento, muy cerca de nuestro destino, el GPS, con la voz de mujer, dijo: “Coja el próximo desvío a la derecha”. Y, claro, Rico cogió el desvío…

– Oye, Rico… me parece que por aquí no es… – Le dije – Me suena que se tenía que seguir recto.
– Si lo dice el GPS…

Y seguimos por la carretera. Sólo que la carretera empezó a llenarse de baches. Pero seguimos por la carretera. Sólo que la carretera empezó a estrecharse y a llenarse de maleza. Pero seguimos por la carretera. Sólo que la carretera dejó de ser carretera y se convirtió en camino…

Y el camino terminaba en un río. Y allí nos paramos, claro. Al otro lado del río continuaba la carretera y, a la sobra de un gran árbol sentado en unas piedras, había un anciano lugareño, de esos de garrota en la mano y boina enroscada en la cabeza. A sus pies, un perro meneaba el rabo frenéticamente. Me bajé del coche e inspeccioné el río, para ver si podíamos cruzar. Era poco profundo y todavía había zonas en las que se notaba el asfalto, aunque estaba cubierto de arenilla y piedras. Rico salió también y corroboró mi opinión: podríamos cruzar. Aún así me quedé fuera, supervisando las operaciones. En cuatro zancadas en otras tantas piedras, crucé al otro lado y me quedé cerca del lugareño.

– Buenos días – Me dijo
– Buenas…
– Qué… vienen con GPS, ¿No?
– Si, me temo – Dije un poco desconcertado, al escuchar la palabra GPS de un anciano lugareño.
– A todos los de la ciudad les pasa lo mismo… ésta es la vieja carretera a Hoyos del Espino… lleva en desuso hace años… la nueva sigue todo recto en el desvío… pero el GPS les manda por aquí.

Y yo me estaba imaginando que el pasatiempo de este hombre era sentarse allí cada fin de semana y ver como los de “la ciudad” cruzaban el río. No lo sé con seguridad, pero creo que en el pueblo llevan un marcador y hacen porras cada fin de semana, para ver cuantos urbanitas nos damos de bruces con el río…

Read Full Post »

La preparación para el viaje a Nepal de dentro de 193 días 20 horas y 44 minutos está en marcha. Estoy aprendiendo palabras en nepalés, para el día a día por allí. De momento no muchas y, bueno, no he encontrado la forma de decir “Hola chata… ¿Estudias o llevas pesados fardos de senderistas sobre tu espalda?”. Eso sí, he aprendido la palabra Namaste (pronunciado: Namastei) que significa: “Salve al Dios que hay en ti”. Sería un equivalente al Hola nuestro.

La preparación incluye también el aspecto físico. No me he explicado bien. No me refiero a que me esté rasgando los ojos para parecerme al nepalés medio, no. Me refiero a que me estoy poniendo en forma para soportar las largas marchas en altura. Esa preparación incluye el correr para ganar fondo, ejercicios de pesas para fortalecer mis piernas y, por supuesto, marchas por la montaña con algo más de peso del necesario, para ir cogiendo la postura típica del montañero (ligeramente inclinado hacia delante). Incluso me estoy dejando una poblada barba, para parecer más montañero todavía.

Este sábado fue una de esas rutas montañeras para coger fondo. En realidad nada reseñable, excepto el hecho de que estaba usando las botas que llevaré a Nepal… nuevas y duras. Una especie de doma. Una doma que me deslomó a mí, la verdad. Fueron unos 18 kilómetros sin demasiado desnivel, marchando por el cordal de una montaña, azotada por el viento. Pero en los ratos que no soplaba, o cuando parábamos para descansar al resguardo del viento, el sol calentaba lo suficiente como para que no fuera desagradable tumbarse con los brazos detrás de la cabeza, y disfrutar de sus cálidos rayos.

Por supuesto, me quemé la nariz.

Por la noche no tenía ganas de salir, pero, en fin, uno es joven y soltero y, bueno, al menos lo primero no durará toda la vida. Así que hice el esfuerzo de obligarme a salir un sábado por la noche, a pesar del dolor de pies, y de piernas, sobre todo en la zona de las espinillas. No tenía intención de quedarme mucho rato y tampoco sabía quienes vendrían… así que fue toda una sorpresa para mí enterarme que vendrían Gataparda y Pampa. También estaba Atenea.

Os describiré a Pampa porque, amigos, estaba espectacular. Ella es morena, pelo largo y negro. Melena al viento, suelta y con unas preciosas ondas cayendo libremente sobre su espalda y hombros. Llevaba un vaquero oscuro, pero que era algo más que un vaquero, era un vaquero y corpiño a la vez. Y el corpiño, ese gran invento, hacía que las miradas cayesen todo el rato en el escote espectacular (y es la segunda vez que uso esta palabra en un solo párrafo). Estaba muy guapa y sonriente.

Fuimos a comer algo a una taberna y, por esas cosas que tiene el destino, me tocó estar a su lado y junto a Gataparda también, cuando nos pusimos alrededor del tonel que hacía las veces de mesa. Pampa me dijo, en un tono sensual y meloso, que si le podía conseguir una banqueta. En realidad la banqueta la necesitaba yo más que ella, por todo eso que os he contado del dolor de pies y demás. Pero uno es un caballero y tiende a socorrer a damas en apuros. Justo detrás de nosotros había un grupo enorme de gente, todos ellos sentados. Me acerqué a ellos y dije:

– Hola. Disculpad, pero he visto que tenéis una banqueta libre…

– No está libre. Es de uno que está en el baño. – Me dijo la portavoz del grupo.
– No, ya… pero veréis… es que en mi grupo tenemos una coja y, en fin, le haría mucha falta la banqueta.

Debí de sonar muy convincente, porque uno de los chicos me cedió su banqueta. Y me dirigí a nuestro tonel con el botín en las manos. Pampa me miraba con una sonrisa de oreja a oreja… pero pasé a su lado sin detenerme. En realidad no había mentido, en nuestro grupo había una coja, Atenea. Y ella necesitaba la banqueta más que yo mismo. Además, el tono de voz me sonó a manipulación, no sé si me explico. “Estoy buena y te estoy sonriendo… así que harás lo que yo te diga”. Vale que su escote me tuviera hipnotizado… pero de ahí a estar bajo su poder…

Cuando nos trajeron una sartén de huevos estrellados con patatas y chorizo, Pampa fue la primera que lo probó y me dijo.

– No tiene sal.
– Está muy bueno – Dije al probarlas yo también.
– A mí me gusta con sal… ¿Por qué no vas a por un salero?
– ¿Y como fue? – Ella me miró sin comprender – Si mujer… ¿Cómo fue el accidente donde perdiste las piernas? – El comentario provocó las risas del grupo. Por supuesto no fui a por el salero, sobre todo cuando había logrado encontrar una postura en la que no me dolían tanto los pies.

Seguimos durante un buen rato, charlando y comiendo jamón acompañado de palillos de pan, riéndonos y pasando un buen rato. Yo podía apartar la mirada a duras penas del escote de Pampa y supongo que ella lo sabía. Una mujer no se viste así sin saber que inevitablemente atraerá las miradas, supongo. Pero los pies me estaban matando, por estar tanto rato de pie.

Salimos de la taberna y había que decidir dónde ir. Estábamos en una conocida zona de bares del centro, lugar de marcha habitual y con más bares per cápita del mundo. Pero no. No podíamos quedarnos en el primer bar que encontráramos… a Gataparda se le ocurrió la genial idea de que podíamos ir a otra zona de marcha de la ciudad… que no estaba lejos, sólo a unos veinte minutos andando desde donde estábamos. Todos estuvieron de acuerdo… y yo normalmente también lo habría estado.

– Bueno, pues si el plan es irse para allá, creo que ha llegado el momento de que me marche…

– Venga, hombre, si da igual un sitio que otro.- Me dijo Almanzor.

Me dolían los pies, me había levantado a las 7 de la mañana, había andado 18 kilómetros con unas botas muy duras y sin domar, cargado con peso en la espalda y, sobre todo, me parecía de género tonto el movernos de zona para ir a un bar igualito que cualquier otro bar de los que había por allí, simplemente por el hecho de que una chica guapa quisiere hacerlo. Además, ese empeño me sonaba a que había interés en ir por allí por ver a alguien…

– No, en serio, me piro.

Gataparda insistió en que me quedara. Pampa hizo lo mismo. Pero me marché a mi casa.

Hace tiempo decidí que sólo haría lo que me apeteciera y que, llegado el momento de decidir, optaría por mí mismo como primera opción. A fin de cuentas, ellas hacen lo mismo y, al final, da igual cuantos sacrificios haga uno… siempre se quedan con el poli.

Read Full Post »

Lo malo que tiene ir de viaje con un grupo de amigos, en el que no haya ninguna pareja, es que, lo normal, será dormir con otros tíos. Si hay suerte, incluso en camas separadas… aunque esta circunstancia no siempre se da. En esta ocasión me tocaba dormir con Almanzor y Rico, afortunadamente cada cual en su cama, y dios en la de todos. Tres tíos durmiendo en calzoncillos en la misma habitación y roncando como si la vida nos fuera en ello… podríamos decir que formábamos la versión de andar por casa de ”Los tres tenores”.

Rico volvió a las 7 de la mañana intentando hacer el menor ruido posible. Intentar, lo intentó… pero me temo que no lo consiguió. Me costó dormirme y, al rato, Almanzor se levantó con la sana idea de darse una ducha y acicalarse para ver a su amiga. El ruido de la ducha terminó de despejarme por completo. No eran más de las nueve y media y tenía todo el día por delante… un bonito día de sol, a juzgar por la luz que entraba por la ventana.

Pero había un problema: Si Almanzor se marchaba con su amiga, Atenea estaba con su hermano, y Rico y las demás llegaron al Hostal a las 7 de la mañana… me encontraba en Barcelona, como quien dice, solo y sin plan. Tenía tres opciones. O me quedaba en la cama esperando a que los demás se levantaran, o me marchaba a dar una vuelta solo o…

Le puse un mensaje a Princesa, a ver si sonaba la flauta. Iba a hacerlo de todas maneras, pero no las tenía todas conmigo de que estuviera en la ciudad o pudiera quedar.

Princesa (en realidad el nombre completo es Princesa Leia, otros de los pocos nombres reales que pongo en esta historia), es una amiga que hice en el ya famosísimo Camino de Santiago. Una atractiva mujer de pelo castaño, liso, guapa y sonriente, siempre sonriente. Y muy femenina. Tiene un grandísimo sentido del humor, porque siempre se ríe con mis chistes y mis ocurrencias. Siendo sinceros, la única razón por la que no le tiré los trastos en su día fue porque Lentillas estaba muy presente en mi cabeza, y luego… luego no nos vimos mucho, viviendo tan lejos. Ella vino una vez a mis dominios, y yo subí otra a Barcelona… pero poco más.

Efectivamente hubo suerte y Princesa podía quedar… pero por la tarde, y sólo por la tarde… porque por la noche tenía una cena. Mejor era eso que nada. Pero había que pasar la mañana como buenamente pudiese.

La mañana se pasó esperando. Primero esperando a que Rico, que se despertó con mi ducha y con los mensajes, bajase a desayunar. Luego, esperando a que nos pusieran el café. Más tarde, esperando a que Risueña y Gataparda terminasen de arreglarse para salir. Después, esperando a que encontraran la cafetería y decidieran qué tomarse… esperando. Al final nos pusimos en marcha sobre la una de la tarde… muchísimas horas desperdiciadas en no hacer nada.

El recorrido turístico fue más o menos el siguiente: Fuimos a Monjuit, a disfrutar de las vistas de la ciudad y, al final, terminamos aparcando cerca del puerto, a un paso del barrio gótico. Ya era la hora de comer, así que buscamos un sitio donde no fuera muy caro hacerlo, algo que, teniendo en cuenta que no conocíamos la ciudad ninguno, fue difícil. Tuvimos suerte y el que elegimos estuvo muy bien. Eso sí, pasamos las dos horas siguientes allí dentro, con una larguísima sobremesa.

Cansado de esperar a que mis compañeras de viaje salieran de cada una de las tiendas de regalos de las inmediaciones de la Paza del Rey, salí escopetado hacia el lugar de reunión. A las 6 y media estaba en Plaza Catalunya, justo en la puerta del Café Zurich, que debe de ser como quedar en el Oso y el madroño en Madrid, o en Picadilly en Londres… muchísima gente.

Princesa llegó y nos fundimos en un fuerte abrazo. Estaba preciosa y sonriente, igual de preciosa y sonriente que casi tres años atrás, en el mismo sitio. Claro que, en aquella ocasión, llegué media hora tarde (cosas de no conocer la ciudad). Sólo tendríamos tres horas para estar juntos, porque ella tenía una cena a la que no podía faltar. Entre otras cosas, porque celebraba su cumpleaños. Tres horas para ponernos al día…

Mientras hablábamos paseábamos por unas Ramblas atestadas de gente. La temperatura primaveral, las actuaciones callejeras y los puestos de regalos atraen a la gente como la miel a las moscas. Pero no presté atención a nada de todo esto. Había muchas cosas de las que hablar, después de tanto tiempo.

Princesa terminó la carrera, después de hacer el último curso en Salamanca, y ahora se marchaba a Canbridge a aprender inglés. En principio tres meses, aunque sin billete de vuelta, por si acaso se alargaba más. Su intención era entrar a trabajar en algún museo o algo así. Había perdido el contacto con otros de los peregrinos catalanes del grupo. Recordamos viejas anécdotas del viaje… y se nos pasaron las horas voladas. Tan voladas que cuando miramos el reloj había pasado la hora en la que ella había quedado…

Nos despedimos con otro abrazo en el mismo lugar donde nos habíamos encontrado, y con la promesa de que en cuanto vuelva de Inglaterra vendrá a mi casa una temporada. A ver si lo cumple. Sin lugar a dudas, el rato con Princesa ha sido lo mejor del fin de semana.

Read Full Post »

Older Posts »