Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘comercial’

Al poquito de entrar yo aquí se marchó la directora financiera. Era una mujer joven, de treinta y pocos años y alta. Cuando digo alta, quiero decir que era más alta que yo, vamos. Y estaba muy delgada. Cuando se quitaba las gafas de pasta y se soltaba el pelo podíamos decir que tenía su atractivo. Indudablemente era maja. Al menos era la única que me daba los buenos días al cruzarnos y la única que me invitó a café en la máquina (aunque esto no sé si es bueno del todo).

Supongo que se cansó de los marrones, de las pullas y de los malos modos generales y se marchó a otro trabajo en el que no era directora de nada, y menos de finanzas. Creo que fui de los pocos de los que se despidió.

En su lugar contrataron a un tipo. De unos cuarenta años, de complexión fuerte, pelo canoso peinado hacia atrás y gafas de pasta… que parece que va con el cargo. Después de la semana de cortesía empezaron a darle por todos lados, como corresponde por la empresa en la que trabajamos y el cargo que ocupa. En realidad lo del cargo es lo de menos… ya he contado que hay muy mal ambiente por aquí. Como quiera que yo todavía no le he dado ningún palo, ni tampoco es algo que yo haga habitualmente, y que incluso le he ayudado con algún marrón, sobre todo cuando estaba relacionado con la informática, podemos decir que nos llevamos bien. Supongo que entre los nuevos tenemos que ayudarnos. Yo no soy tan nuevo, pero sigo teniendo esa sensación… quizá porque no termino de adaptarme del todo. El problema está en que siempre que tiene una duda o alguna pega me llama. Y, en esta ocasión, el problema lo tenía una de sus chicas… así que me llamó, a pesar de que hay un departamento entero dedicado al soporte y de que no es mi trabajo… pero fui a ver qué pasaba.

En realidad era una tontería, aunque requería ejecutar una serie de programas en un orden concreto… tampoco voy a entrar en detalles, no quiero aburriros con datos técnicos. Era laborioso y me llevó mi tiempo y en esas estaba cuando la chica de compras, la que se fue a Gandía con su novio, rubia, con un color dorado muy bonito en la piel después de una semana de sol por cada lado (el típico vuelta y vuelta que muchas chicas y algunos chicos practican) y un super escote profundo (e hipnótico) se me acercó, me plantó dos besos (por eso de que había vuelto de vacaciones) y se sentó en la mesa donde yo estaba trabajando, para charlar.

Obviamente, y porque era verdad, le dije lo guapa que estaba y lo bien que le sentaba el bronceado, intentando por todos los medios a mi alcance no mencionar a Jessica Alba en ningún momento, y eso que no estaba intentando ligármela ni nada. Pero uno es alumno aplicado y los buenos consejos hay que seguirlos.

– Ya te queda poco para irte, ¿No?
– Pues sí… estoy de un tenso ya…
– A ver qué podemos hacer…

Y se me puso a masajear los hombros y la espalda. Y lo hacía bien la muchacha. Con un poco más de aceites esenciales, un poco menos de ropa y, sobre todo, en otro entorno, habría sido perfecto.

Paró casi enseguida… no hay que olvidar que en la oficina a uno le hacen un traje por menos de esto.

Al poco se nos unió la chica del departamento comercial, la que me dio otros dos besos por eso de que también estaba recién venida de las vacaciones, e igualmente morena. Y una tercera, de incidencias, que no había venido de vacaciones precisamente, pero que vio jolgorio y se unió a la charla.

– ¿Cuánto te falta parta irte a Nepal? – Me preguntó la chica del departamento comercial.
– Apenas tres semanas – les dije
– ¿Te vas a Nepal? – Preguntó la de incidencias.
– A escalar montañas – dijo la de compras.
– Bueno, a escalar, lo que se dice escalar… no. Sólo voy a recorrerlas un poco
– ¿Y has hecho ya testamento? – preguntó la del departamento comercial. Obviamente estaba bromeando.
– No, que va. No va a pasar nada…
– No sé como estás tan tranquilo… pueden pasar muchas cosas… fíjate los de Barajas del otro día. – comento la “alegre” de incidencias.
– Eso no vuelve a pasar… y de lo demás… pues ya me preocuparé entonces, cuando vea lo que pasa… dice un dicho, seguro que chino, que si tienes un problema y no lo puedes solucionar… ¿De qué te preocupas? Y si lo puedes solucionar… ¿De qué te preocupas? Pues eso… que no me preocupo.
– Pues yo no estaría tan tranquila – sentenció la de incidencias.
– Por eso no vienes… ¿No?

Las otras se rieron. En ese momento apareció por lontananza un jefe de los gordos, y las chicas se retiraron. Y yo me marché… ya había terminado mi trabajo allí.

Por la tarde, ya tarde, bajé otra vez por la zona. Iba a poner un fax personal, y ya no quedaba ni el recuerdo de nadie… excepto el director de finanzas, enfrascado en alguno de los marrones propios de su cargo. Me vio y se acercó. Tenía ganas de charla.

– Así que a Nepal, eh? Te va a encantar… yo estuve el año pasado en Argentina… al sur… con el hielo y eso… ¿Cómo se llama?
– La Patagonia…
– Sí, La Patagonia… pues eso, que te va a gustar.

Dos cosas: Espero que este tipo sepa más de números que de geografía… por el bien de la empresa. Y dos… la gente habla… mucho.

Botón de Bitacoras
Etiquetas: , , , , , ,

Anuncios

Read Full Post »

Pronto empezamos… y de dos en dos, nada menos. Las protagonistas, la nueva secretaria del departamento comercial, y la chica nueva del departamento de compras… casi nada. Las palabras importantes en la frase anterior son “la nueva”. Son dos chicas que llevan poco tiempo en la empresa y que todavía no han sido pervertidas por el mal rollo general y las trifulcas interdepartamentales que imperan por aquí. Y lo que es más importante… todavía no guardan ningún tipo de odio al departamento en el que yo trabajo… que es el más odiado por todos y por el único por el que los demás departamentos olvidan sus rencillas y se unen para atacarnos.

La escena va como sigue. Yo esperaba en recepción a que uno de los comerciales saliera, para irnos a ver a un cliente. Fuera, en la calle, y aferrada a un pitillo, estaba la nueva secretaria del departamento comercial… morena, delgada y de estatura normal. Ojos verdes y piel muy blanca, casi transparente. Entre quedarme con la recepcionista, que no me habla, o salir y hacer de buen compañero con la nueva había pocas dudas…

– Hola
– Hola
– ¿Qué tal lo llevas?
– ¿El qué?
– Ya sabes… adaptarte a la nueva empresa… a la gente…
– Bien… bueno… llevo poco tiempo…
– Te entiendo… yo tardé un poco en adaptarme… así, entre nosotros, están locos por aquí…
– Jajaja… sí, un poco

Digamos que ahora que había roto el hielo llegaba el momento de obtener algo de información.

– ¿Sabes? No me gustan los miércoles…
– ¿No?
– Si te fijas están ahí, en el medio de la semana… el lunes llegas con fuerzas y con ganas al trabajo… el viernes estás contento porque llega el fin de semana… pero el miércoles… estás a mitad de camino del fin de semana… por delante y por detrás… una mierda.
– Pues el jueves es peor… porque todavía no ha llegado el fin de semana y ya te queda poca energía… yo prefiero el sábado… porque duermo hasta tarde…
– Normal… saliendo los viernes…
– No, que va, no salgo casi ningún viernes…
– Claro… eres más de sábado… ¡Chunda, Chunda, Chunda!
– No, que va… no soy de discotecas… me gusta más ir a sitios donde pueda hablar con mis amigas… ¡Que le vamos a hacer! Una, que ya es mayor…
– ¿Mayor? Pero si no debes de llegar a los 30…
– 32. Una abuela…
– No digas eso… los 32 son una edad estupenda… yo tengo 32 y estoy hecho un chaval…

En ese momento Salió una compañera y le dijo que tenía una llamada. Cortando la conversación a la mitad. Información obtenida… poca: Tiene 32 años, no sale los viernes, y los sábados habla con las amigas en algún lugar tranquilo. ¿No sale los viernes porque se queda en casa con el novio o porque no tiene plan? ¿Sale con las amigas o con las amigas y el novio? Ni idea. Nada definitivo.

Cuando entré otra vez en la empresa, y el comercial no parecía querer aparecer, me di cuenta que en la máquina del café estaba la nueva chica del departamento de compras. Seguramente tan morena como la otra, aunque con mechas rubias, pelo largo, media melena, guapa y con gafas. Tampoco muy alta, pero con tacón alto, y buen tipo. Me saludó desde la máquina con una sonrisa.

– Bonitas gafas – Dije – ¿Son nuevas?
– Me las pusieron ayer… ahora soy una gafotas…
– Acusica y empollona…
– Jajaja
– Te quedan muy bien, la verdad
– Gracias… ¿Quieres un café?

No tuve tiempo de responder… salió el comercial con cara de velocidad y me arrancó de la escena a la fuerza. Apenas pude decir un “Mejor en otra ocasión…“ cuando estaba en el coche camino de un cliente…

Dos movimientos en apenas 15 minutos.

¡Voy lanzado!

Read Full Post »