Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘dudas’

avatar.
(Del fr. avatar, y este del sánscr. avatâra, descenso o encarnación de un dios).
1. m. Fase, cambio, vicisitud. U. m. en pl.
2. m. En la religión hindú, encarnación terrestre de alguna deidad, en especial Visnú.
3. m. Reencarnación, transformación.
4. m. Última película de James Cameron.

Generalmente el día de Navidad suele ser el día del sofá y siesta, o más bien, el día de digestión pesada, sofá y siesta. Máxime si el día de Nochebuena salgo después de la cena y bebo un poco más de la cuenta. Pero no este día de Navidad. Este día de Navidad he quedado con Heidi.

Está otra vez en Madrid, aunque convaleciente de una pequeña operación de rodilla, y quería verme. Me propuso ir al cine, una de las pocas actividades que su operación le permite hacer hoy en día. E iríamos los dos. Sólo los dos. Así que me lo tomé como un pequeño paso adelante en lo que sea que tengamos. Al menos era pasar de la fría pantalla del Messenger al cara a cara… y eso, a poco, es bueno.

Iríamos a un cine cercano a su casa, para que no anduviera demasiado y había pocas opciones. Aún así le dije que eligiera la que más quisiera y ella eligió pensando en lo que a mí me podía gustar. Eligió la película Avatar. Alienígenas, explosiones, naves espaciales… sí, podemos decir que lo prefería a la última de Meryl Strip (reconozco que me la jugué… pero es que me gusta el peligro).

Quedamos a las nueve en la puerta de su casa y yo, que soy así de chulo, me presenté una hora antes. No es que sea un cagaprisas o un ansioso. Supuse que habría cola en el cine y, para evitar que ella estuviera de pie más de lo recomendable, mi idea era hacer esa cola en solitario y comprar las entradas, para luego esperar tomando algo, bien sentaditos, en una cafetería o similar.

Por suerte no había mucha gente y pude comprar unas buenas entradas.

Cuando por fin apareció en el portal la vi tremendamente guapa. Y eso que el pesado abrigo prácticamente la ocultaba del todo. El mismo abrigo de siempre. Claro que, curiosamente, a Heidi sólo la he visto en invierno. A pesar de la reciente operación no llevaba muleta y no parecía cojear demasiado. Y se la veía sonriente. Como no podía ser de otra manera, empezó a llover copiosamente y nos metimos en una cafetería a medio camino entre su casa y el cine. Y empezamos a hablar. Estábamos tan a gusto que casi no llegamos a tiempo al comienzo de la película, y eso que contábamos con una hora de margen. De hecho, llegamos justo cuando empezaba y estaba toda la sala a oscuras.

Aprovechando el artículo, también haré una pequeña crítica cinematográfica sobre Avatar.

La película es correcta. Tiene ritmo, tiene espectacularidad y tiene muchos y muy buenos efectos visuales. Pero le falta algo, a mi entender, para ser la siguiente y muy esperada película de James Cameron después de 15 años desde Titanic: le falta originalidad. O sea, la historia que cuenta es más o menos la misma que se cuenta en otras películas. Me ha perecido un poco la misma historia que El último Samurai, Bailando con lobos y Pocahontas… pero todo junto. Así que es un poco previsible. En realidad es tan correcta en su estructura que resulta muy previsible: todo pasa cuando tiene que pasar y como tiene que pasar. Pero, pese a todo, el ritmo es tan bueno y las escenas de acción son tan espectaculares que, en fin, se pasan las dos horas y cuarenta minutos bastante rápido. Y los personajes digitales son sencillamente perfectos. Y eso bien puede valer una entrada de cine… y más si es en buena compañía.

Fin de la crítica.

Al salir del cine no había nada abierto. Y estaba lloviendo, o como dicen en el norte, estaba jarreando. Así que ella sacó su paraguas del bolso y me hizo un sitio debajo. Como era muy pequeño, pasé mi brazo por sus hombros y nos pegamos mucho el uno al otro. Subimos la calle hasta que llegamos al portal de su casa y allí fue donde se produjo la escena de la despedida. Comentamos algo de la película hasta que ella cambió radicalmente la dirección de la conversación:

– ¿Te puedo preguntar una cosa?
– Claro… pero que sepas que soy ateo…
– ¿Sigues… sigues pensando lo mismo sobre… mí… o ya no? ay… es que no sé muy bien cómo preguntarlo…
– ¿La pregunta es si me sigues gustando?
– En fin, tú eres más directo. Sí.
– Bueno… es evidente que no te han salido pústulas en la cara, así que… supongo que la respuesta es sí… aunque si la pregunta es si estoy loco por ti…
– Ni se me ocurriría siquiera pensarlo…
– Nuestra relación es un poco curiosa. Nos hemos visto realmente muy poco y todo el contacto es por Internet. Y, bueno, la chica que está al otro lado de la pantalla, con la que hablo a menudo, me gusta. Eres divertida, inteligente… eres muy guapa. Así que, sí, tienes muchas papeletas de ser una chica que me guste.

Un par de segundos de silencio. Siempre hay un par de esos incómodos segundos de silencio cuando hay malas noticias después.

– A ver… se trata de que este año me enamoré hasta la médula de otra persona, y de que, lamentablemente para mí, sigo estándolo…
– En realidad es lamentable, pero para mí.

Ella ignoró convenientemente mi vano intento de rebajar la incomodidad de escuchar que la tía que me gusta está enamorada de otro. Aunque yo ya lo sabía, claro.

– En septiembre, cuando te vi en el concierto, me di cuenta de que me alegraba mucho de verte. De que te tengo mucho cariño. Me pareces un niño estupendo y me río mucho contigo.
– Espera… eh… ¿un niño? ¿Me tienes cariño? o sea… ¿Te va el rollo madre?
– ¿Tú te crees que me despiertas el instinto maternal?
– No, no… es sólo que te ha faltado decirme que soy entrañable…
– Tonto… ya sabes a qué me refiero…
– Lo sé, lo sé. Pero también sé que soy muy buen tío y que te vendría bien salir conmigo. Aunque supongo que eso me descarta casi inmediatamente como posible novio. En realidad eso me descarta para la mayoría de las mujeres. Están de moda los tíos malotes.
– A mí no me van malotes en absoluto…
– Entonces tengo que descambiar la chupa de cuero que me he comprado…

Ahora sí conseguí que se riera.

– Lo malo es lo del tatuaje que me he hecho en la espalda…
– Para…
– Vale. Pero no sé muy bien cómo interpretar que me tienes cariño.
– Pues eso, que te tengo cariño.
– Pero cariño en plan… yo también te quiero, pero sólo como amigo. O en plan… bravo muchacho, sigue así y tendremos una bonita historia que contarle a nuestros nietos…

Otro par de segundos de silencio.

– Pues no lo sé… ahora mismo no pienso en nada así… lo siento.
– No tienes por qué sentirlo…
– A mí me gusta siempre la sinceridad, no soporto las mentiras, y procuro ser sincera siempre… te tengo un cariño muy grande, y de los de verdad. Pero me siento mal.
– ¿Por qué?
– Porque si me dieras igual no me costaría decirte las cosas así, pero no es el caso, y como sí me importas, pues me siento mal…
– Pues no te sientas mal. Ahora las cartas están sobre la mesa. Y, siendo sinceros, así tengo más posibilidades de que te enamores de mí. Soy francamente bueno en eso.
– ¿Por qué?
– Si te lo digo perderé el efecto sorpresa, ¿no te parece?

Volvió a reírse.

– Buena respuesta.
– Necesito algo de tiempo para que descubras al verdadero Sr K. Y, sobre todo, necesito algo de tiempo para que termines tu trabajo en Alemania y vuelvas a España permanentemente… creo que valdrá la pena esperar.

Sonrió. Y para concluir la conversación añadió:

– Mañana me ha dicho Risueña de hacer algo…
– Sí… a mí también me lo dijo.
– Entonces nos vemos mañana… ¿No?
– Claro…
– Hasta mañana – Y me dio dos besos.

Hoy ya es mañana. Casi es pasado mañana. No sé lo que haremos, pero… lo cierto es que la volveré a ver en unas horas. Heidi me gusta de verdad pero creo que en realidad no sé cómo están las cosas y si tengo posibilidades reales. Ni siquiera sé si debo de seguir picando piedra…

votar
Etiquetas: , , , , , , , ,

Read Full Post »

Han pasado cuatro días desde que el policía reapareció en nuestras vidas. Cuatro largos y angustiosos días. Y el consejo más generalizado hasta el momento por parte de todo el mundo es que le de espacio y tiempo. Todo el mundo menos un amigo un poco burro, que me ha aconsejado que le de, y cito textualmente, “cuatro pollazos bien dados”. Claro que esa es la solución que tiene para todo.

No nos veíamos desde el domingo por la noche cuando la dejé en su casa tristona, y tristona me la he encontrado esta mañana (aunque quizá un poco menos). He ido a recogerla para llevarla a la Estación de Autobuses. Digamos que Huracán ha decidido llevar al extremo los conceptos Tiempo y Espacio. Tiempo, al menos hasta el sábado. Y espacio… unos 400 kilómetros de tierra entre nosotros.

A ver, que lo entiendo. Ella aquí no tiene grandes amigas, sólo compañeras del hospital y alguna vecina, y en su tierra está su amiga del alma. Y está su madre. Y es mejor que estar sola. Y supongo que tiene que soltar todo lo que lleva dentro… y yo no creo que pueda ser de gran ayuda. En realidad no creo que un tío sea de gran ayuda en estas circunstancias, porque (y tomando prestada la teoría de Pat sobre los compartimentos estancos), para nosotros cada cosa tiene su lugar y es complicado que algo afecte al conjunto. Por ejemplo, cuando vi a Lentillas con Ironmán la primera vez juntos, me afectó, pero era capaz de hacer bromas o, incluso, me fui con Huracán a la playa de Suances a bañarnos en ropa interior y disfrutar con ello. Lo que no quita que, en momentos de soledad o en algún tiempo muerto por ahí, abriera el cajón de Lentillas y me sintiera fatal. Es el ejemplo más parecido que conozco de remover el pasado…

Me llamó anoche y me contó que había cambiado unos días con una compañera (a la que hizo el turno de noche la semana pasada) para bajarse a su tierra. Quería alejarse un poco de aquí y hablar con su amiga del alma y con su madre. A mí, la idea de que hable con su madre, me parece muy buena. Por lo que me ha contado Huracán, es una mujer tradicional, de las de misa los domingos… así que es una buena aliada. Porque yo soy un novio muy tradicional (no de misa los domingos, ni ningún otro día), a la vieja usanza (una especie de Alfredo Landa del siglo XXI).

Así que esta mañana madrugué un poco y la fui a recoger a su casa, con la intención de llevarla a la estación de autobuses. Y ahí estaba ella, con su maleta, su abrigo gris y tan guapa como siempre, esperándome en la puerta de su casa. Le dije que estaba preciosa, le di un beso, y metí la maleta en el maletero (¿Dónde si no?). Había algo más de tráfico de lo normal, pero llegamos a tiempo. Y en el trayecto me volvió a decir que necesitaba estar en casa, ver a su sobrina, a su amiga y retirarse unos días de aquí.

– Me parece bien.- Dije, aunque en realidad no me lo parecía, pero no creo que si se lo dijera anulase los billetes para quedarse. – Cuando vuelvas te estaré esperando.

Hice una pausa para ordenar mis pensamientos y no dejarme nada en el tintero. Todavía rondaban por mi cabeza las palabras que me dejó Isabela en un comentario ayer, y era eso, más o menos, lo que quería decirle (Isabela, ya hablaremos de derechos de autor más adelante, aunque espero que sirva un gracias así de grande):

– Huracán, yo tengo muy claros mis sentimientos hacia ti. Eres lo mejor que me ha pasado nunca y, desde luego, no quiero perderte. Ignoro qué clase de terremoto ha provocado el Policía en tu cabeza, ni qué sentimientos ha desempolvado. Pero creo que te estás planteando muchas cosas… entre ellas nuestra relación. No sé a qué conclusión llegarás, si es que el estar en tu casa, con lo tuyos, te ayuda a llegar a alguna, pero, sea cual sea, la aceptaré.
– Gracias, Sr K.
– ¿He dicho ya que te quiero? – Lo sé. Un chiste rompe el climax de la escena y casi tira por tierra el argumento que defendía… pero de alguna manera tenía que deshacerme del nudo que tenía en la garganta y nunca dije que trabajara bien bajo presión. De todas maneras le hizo gracia y conseguí arrancarle una sonrisa.
– Yo también a ti.

Debe de ser la tercera o cuarta vez que la despido en la estación de autobuses. Creo que nos van a poner una dársena a nuestro nombre, de segur a este ritmo. Por supuesto, no me marché hasta que el autobús desapareció por la rampa y dejé de verla asomada a la ventanilla.

Huracán me va a dejar.

Eso, o he despedido a la madre de mis hijos.

Read Full Post »

Viendo el interés que ha despertado el tema y las enormes muestras de apoyo que he tenido estos días no puedo, cuando menos, dejar pasar un rato más sin daros las gracias a todos por vuestros comentarios y mensajes de ánimo, porque os habéis volcado conmigo. Perdonad que no haya contestado a los correos, o a los comentarios, pero es que no he encendido el ordenador en todo el fin de semana.

Esto es más o menos lo que pasó.

El sábado no nos vimos por la mañana, como suele pasar cuando ella trabaja de noche, y no fue hasta la tarde cuando me pasé por su casa, con la idea de ir a recogerla para asistir a la fiesta de cumpleaños de una amiga. En eso habíamos quedado el día anterior. Estaba impaciente y temeroso. Y me encontraba dividido entre dos sentimientos encontrados: quería saber, pero a la vez no quería. No podía preguntar nada sobre lo que había pasado. Tendría que ser ella la que me contara lo que quisiera contarme.

La primera sensación no fue buena. En el coche ella estaba callada, pensativa, quizá distante. Se lo hice notar, pero Huracán lo achacó a que había dormido poco y mal. Y no lo dudo… seguro que había pasado la noche (la mañana quiero decir) pensando en como enfocar el asunto. Pero no dijo nada sobre el policía ni lo que había pasado. A punto estuve de saltarme mi auto imposición y preguntarle abiertamente… pero me contuve.

A pesar de la mala noche (o mañana, insisto) se había arreglado para la ocasión… es quizá lo que más me gusta de Huracán. Puede estar mal, o no haber dormido, y esmerarse en estar guapa. Llevaba una falda corta de color verde (seguro que verde algo, pero desconozco la gama de colores femeninos, para mí el verde es verde. Y punto), con tacón alto y medias negras, y una camiseta sin mangas a juego (supongo que no se llama así, pero mi conocimiento del vestuario femenino es equiparable al de los colores). Destacaba entre la gente del cumpleaños, como un faro en la niebla.

El cumpleaños fue divertido. Muy original y currado. Para empezar era obligatorio llevar algún tipo de gorro o peluca. Nosotros llevábamos unas simples gorras, pero había pelucones de todo tipo, gorros de arlequín, de vaquero… de todo. Mi amiga había alquilado un pequeño teatro y se había preparado unos juegos “sociales” en los que salíamos por parejas al escenario a interpretar al otro. Lo había hecho de tal forma que nos tocaba salir con alguien a quien no conocíamos, siempre del sexo opuesto… con lo que ayudó a conocerse entre todos (ella tiene amigos de muchos ámbitos diferentes y de esta manera evitaba corrillos de conocidos). También estaban Lentillas (con una pinta de protagonista de un manga japonés con una peluca morada) Ironmán (lo mismo, pero con una peluca de rizos rubios que le llegaban hasta el trasero), Almanzor (con un pelucón pelirrojo, terminando con la parte anime del grupo), Rico (con un gorro de dominguero), Bob el silencioso (con un gorro de ferroviario con orejeras) y su novia (con un gorro de forma indeterminada y de función dudosa)… casi toda la panda. Desde luego no era el mejor ambiente para hablar de nada serio… y menos de lo que me estaba carcomiendo, y cada vez más, por dentro.

A lo mejor fueron imaginaciones mías, pero ella estaba un poco esquiva conmigo. Pero puede que los juegos “sociales” nos mantuvieran apartados el uno del otro más de lo que a mí me hubiera gustado. Pero en los ratos en los que no había juegos, siempre estábamos con alguien… ni que decir tiene que yo estaba cada vez más nervioso.

El tema salió en el coche, casi llegando a su casa. Lo sacó ella.

– ¿Quieres que te cuente que pasó con el Policía?
– Quiero que me cuentes lo que tú quieras contarme. Y lo que no quieras contar, para mí será como si no hubiera ocurrido.
– No pasó nada con él. Ni siquiera lo intentó. Vino a buscarme a casa, bajamos al bar donde tú y yo cenamos a veces, y hablamos.
– ¿Esperabas que intentara algo? En plan… “por los viejos tiempos”.
– No… bueno, no sé. Supongo. Cuando se marchó aquella vez no terminamos exactamente… él me dijo que se marchaba y yo me puse digna, bueno, no hablamos mucho entonces…
– Y ayer fue el momento de hablar de los cabos sueltos, ¿No?
– Pues no hablamos de eso, en realidad. Me contó que estaba muy bien y que tenía planes de boda con su novia…
– ¿Se casa? – Me sorprendió, la verdad. No me dio la sensación de ser de los que se casan.
– Si, el año que viene. Ya tienen iglesia y todo.
– ¿Te ha invitado?
– Sí. Pero no voy a ir. No pinto nada en esa boda.
– No sé si pintas algo o no… pero de querer ir, yo te podría acompañar, para que no fueras sola…
– Gracias, pero no voy a ir.
– Como quieras. Yo estoy aquí para lo que necesites, cuando lo necesites y como lo necesites… yo por mí no lo haría, pero tu padre está pagando una pasta todos los meses por asistencia 24 horas… así que tengo que hacerlo por contrato.- Un pequeño chiste para relajar la tensión acumulada. Ella se rió y yo también.
– Como eres…
– Un cielo, ya sabes. Ahora en serio Huracán… lo que necesites, sea lo que sea. El policía ha removido muchas cosas en esa cabeza… sé lo que eso supone, y lo entiendo. Y necesitas pensar. Yo no te presiono. Piensa todo el tiempo que necesites y luego me cuentas… o no. Como quieras. Pero, sobre todo, ten en cuenta que te quiero. Y eso no va a cambiar. Ahora me voy a casa y te dejo pensar tranquila…
– No me dejes sola esta noche…

Y no la dejé sola esa noche, ni el domingo entero. No hablamos más del tema, no quise preguntarle, pero estaba igual de pensativa y abstraída que el día anterior. Durmió hasta tarde, comimos y vimos una peli, de las de llorar. Sinceramente no sé como está el tema… y no sé qué es lo que tiene que pensar… el policía está lejos, prometido y, si lo que me ha dicho es verdad, no tiene ningún interés en Huracán. Me tiene a mí… así que… ¿Qué es lo que le preocupa?

Read Full Post »