Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘padre’

En mi familia la Navidad pasa sin pena ni gloria. No somos muy religiosos que se diga; ni lo suficientemente frikis como para celebrar el solsticio de invierno. Aún así, una tradición que nunca puede faltar es La Noche de Reyes.

Atención: Quien no esté enterado del misterio de los Reyes Magos, mejor que no siga leyendo. Puede haber datos esclarecedores.

Siendo sinceros, no tengo ni idea de por qué esa noche es tan especial. Porque los Reyes acertar, lo que se dice acertar, no acertaron jamás con los regalos. O sea… yo era como los demás niños: juguete que me gustaba en la tele, juguete que quedaba marcado con el eterno “molopido”. Había muchos “melopidos”, no tranto fruto de la avaricia de los niños, sino para darle más oportunidades a los Reyes de acertar… aunque sólo fuera por una vez. Lo bueno que tienen los niños es que se adaptan a todo y… bueno, no será un Madelman con lanzacohetes… pero ¡qué coño! un juguete es un juguete.

La noche de Reyes solía coincidir con la llegada de mis primos de Galicia. Sólo nos veíamos esas fechas y eran, por así decirlo, el anticipo a los regalos del día siguiente. Supongo que es algo que le pasa a todos los niños, pero nosotros intentábamos quedarnos toda la noche despiertos para “pillar” a los Reyes, para gran fastidio de nuestros padres, que tenían que esperar a que nos durmiéramos para montar y colocar los regalos. No recuerdo haberles dejado nunca leche y galletas. Sabiendo lo que sé ahora, unos buenos cubatas y galletitas saladas habrían hecho más pasable la espera.

La razón por la que los Reyes nunca acertaban era porque adquirían nuestros regalos la misa noche de Reyes… cuando en los estantes de las tiendas sólo quedaba todo aquello que nadie quería y que, sin lugar a dudas, ya no se anunciaba por la tele. El encargado de comprar los regalos era mi padre y, aunque le ponía voluntad y el dinero que hiciera falta, no tenía el tiempo necesario para comprar con antelación. La culpa era, como no, de su trabajo.

Mi padre es orfebre. Si hubiera dicho joyero podría caber la duda de si fabrica joyas o simplemente las vende. Como artesano del oro que es, la temporada de Navidad es de las más fructíferas del año (en realidad el gremio de los joyeros se lo han montado muy bien: Después de Reyes viene el día de os enamorados, luego la época de las comuniones, después la de las bodas, el día de la madre, el del padre y nuevamente Reyes… por no contar lo de “un diamante es para siempre” y “hoy te quiero más que ayer pero menos que mañana”). Así que, en Navidades, estaba de pedidos hasta arriba. Todas las horas eran pocas y, trabajando en casa además, no había muchos momentos para escaparse de los niños e ir a comprar los regalos.

Sé lo que estáis pensando. Mi madre podría haberlo hecho. Es verdad. Pero los calzoncillos son el regalo estrella de mi madre y hay un número máximo de jerseys y calzoncillos que un niño normal puede recibir a lo largo de su infancia. Era mejor un juguete no deseado que un par de calzoncillos nuevos. Lo mires como mires.

La noche de Reyes se ha transformado en otra cosa hoy en día. Los hermanos somos mayores ya y, al menos que yo sepa, estamos todos al corriente de quienes son de verdad los que ponen los regalos. Así que no tiene mucho sentido esperar al día 6. Eso sí: mi madre sigue comprando calzoncillos y mi padre ya no compra nada.

Pero la víspera de Reyes nos juntamos todos en casa de mis padres. Mi madre pone un roscón de nata que ríete tú de algún record guinnes de por ahí. Hace chocolate y celebramos el fin de la temporada Navideña con un atracón de roscón. Curiosamente a mi madre le toca siempre la sorpresa.

Esta noche no será menos.

Yo no le he pedido nada a los Reyes… bueno, sólo una cosa: que no falte el roscón nunca en casa la víspera de Reyes, y que podamos seguir juntándonos todos (y los que vengan) durante muchos años.

votar
Etiquetas: , , , , , , ,

Anuncios

Read Full Post »

Esta semana Jan nos propone para los relatos del Club de los jueves que hagamos algo sobre un vendedor, el infatigable captador de clientes, a lo mejor de puerta fría… el típico. Pero como yo no soy muy típico y me gusta darle la vuelta a los temas. Este no es como el de la semana pasada en el que sólo aparecía el tema de pasada y cogido por los pelos. Esta semana mi vendedor es vendedor… un vendedor total.

RING RING

– Hola má
– Hola hijo… ¿Cómo estás?
– Bien, bien… ahí estamos. ¿Y tú?
– Bien, también… eh… ¿Y el trabajo?
– Bueno, con esto de la crisis las ventas siguen bajado… Menos mal que conseguí el ascenso a tiempo, porque han tenido que despedir a unos cuantos vendedores.
– Normal…
– Sí… ¿Y como estás ahí?
– Aquí me tratan bien… hijo. No tengo que trabajar mucho…
– Me alegro… es que… bueno, no me gustaría que te tratasen mal… ya sabes
– Nada hijo, tenías que hacerlo… tu padre y yo lo entendemos. ¿Has hablado con él?
– No me coge el teléfono. Y necesito hablar con él. Yo creo que se ha enfadado…
– Insiste. Ya sabes que está un poco sordo. Y para él es una situación muy nueva…
– Ya.
– …
– ¿De verdad que te tratan bien?
– Sí, hijo, muy bien… de verdad
– ¿Crees que pá estará bien allí también?
– ¿También vas a…?
– Necesito hacerlo, má…
– Pero vender a tu padre…
– Pero es que es un gran puesto, má…
– ¿Tan bueno es?
– Vendería a mi madre para conseguirlo…
– Si no lo hubieras hecho ya… ¿No?…

Podéis comprar otros relatos en las casas de:
Ana
Cástor Olcoz
Crariza
Crguardon
Elefantefor
Elojoqueves
Escocés
Janpuerta
Odisea
Karmen-JT
Pat
Reichel
Rosa
Un Español más

Read Full Post »

La semana pasada hice un post sobre la princesa Leia. En realidad no sobre la autentica Princesa Leia, sino sobre mi amiga a la que yo llamo así. Curiosamente ese día se batieron todos los récords de audiencia desde que se pusieron las estadísticas. Y el post ha sido uno de los más leídos. En fin, esto me ha hecho pensar que en la comunidad hay muchos fans de Star Wars.

Como yo.

Cuando tenía, no sé, como 7 u 8 años pasé el verano en casa de unos familiares. Acababan de inventar el video y, cosas del destino, mis tíos optaron por el VHS en lugar del BETA (no es que aporte nada a la historia, pero yo lo cuento por si a alguien le interesa). El caso es que dos críos de esas edades todo el día en casa éramos lo más parecido a un problema… y a mis tíos se les ocurrió la idea de alquilar unas películas a ver si nos podíamos estar quietos un rato. Las películas elegidas fueron dos: Star Wars y El señor de los anillos.

Obviamente no era la versión de Peter Jackson… soy joven, pero no tanto. Además, dudo que esté editada en vídeo VHS. Era la versión de Ralph Bakshi, rodada en formato de dibujos animados pintados sobre imágenes reales. Con esa edad uno se queda con detalles nada más… por ejemplo, el tamaño de los pies de Gollum, lo realmente corta que es la faldita que lleva Trancos, o los andares paticortos de Sam al correr detrás de Frodo… en fin.

En realidad nosotros le dimos caña a la Guerra de las Galaxias… que molaba mucho más, con todos eso bichos raros, los sables de luz y las naves espaciales disparando rayos láser a diestro y siniestro.

Algunos años después descubrí el Hobbit casi por casualidad y tengo que reconocer que me llamó la atención… Smaug, el dragón de la Montaña Solitaria, el anillo mágico, las aventuras de Bilbo escapando de los elfos del bosque usando unos toneles donde metió a sus amigos enanos, ayudado por el anillo que hacía invisible. En un taller literario que había en mi colegio (os tengo que contar lo de mi colegio, pero eso lo haré en un post diferente) comenté que me había gustado y el profesor me aconsejó la lectura de El Señor de los Anillos”.

Y el libro vino a mí en un momento difícil de la infancia: no tenía amigos, recién llegado a un colegio con normas extrañas (para mí) y pasaba los recreos sólo y aburrido. Así que me sentaba en las escaleras, al sol, y leía las aventuras de Frodo, de Sam, de Trancos y del viejo Gandalf… el anillo único, el malo malote cascabelote de Sauron y sus orcos. Me podía imaginar el vuelo de los Nazgûl sobre las murallas de Minas Tirith, la batalla de los campos de Pelennor o la no menos espectacular del Abismo de Helm o a Barbol y los demás Ents dándole lo que se merecía al traidor de Saruman.

El Señor de los anillos es mi libro de cabecera. El único libro que leo sin cansarme, aunque casi me lo sé de memoria. A veces lo abro al azar y leo a partir de ahí. Otras, dependiendo del estado de ánimo, me leo algún capítulo concreto… me encanta el que se llama “La cabalgata de los Rohirim” que enlaza con el que se llama “La batalla de los campos de Pelennor”. Y mientras leo, escucho el ruido de los cascos de los caballos al galope, el gemido de los cuernos soplados en el fragor de la batalla, el entrechocar de las espadas y los golpes de las lanzas de los orcos contra los escudos. Y me emociono (de nudo en la garganta) con la escena de Eowin (la hermana de Eomer, única mujer que luchó en los campos de Pelennor, y que se mantuvo firme incluso cuando cayó el rey bajo las garras del Nazgûl) luchando con jefe de los espectros del anillo…

– Ningún hombre puede matarme…
– Yo no soy un hombre… soy una mujer.

Y el espectro preguntándose si el que inventó la profecía usaba el término Hombre refiriéndose concretamente al género o se trataba más bien de un concepto global para referirse a un humano, pero sin entrar en detalles sobre el sexo del gachó… y siempre me imagino una ceja inexistente alzándose sobre la cuenca vacía del ojo derecho de la calavera del espectro en un claro ejemplo de duda, momentos antes de morir. Joder, se me ponen los pelos de punta de sólo recordarlo.

Me lo habré leído más o menos unas 17 veces entero, y por partes no sé cuantas más. Así que me sé todo lo que hay que saber sobre el Señor de los Anillos… aunque no soy un friki. Porque para ser friki hay que disfrazarse de mamarracho y hablar en élfico… y yo no sé hablar en élfico. Es más, me niego. Sobre todo porque yo sé que de elfo tengo más bien poco… yo sería con gusto un Hobbit de pies peludos. Porque los hobbits desayunan tres veces y son dados a la bebida y a la comida y a una buena charla junto al fuego.

La verdad es que tanta predilección por este libro tiene su razón de ser. Yo he vivido casi toda la vida en casa del auténtico Señor de los Anillos. Del señor de los anillos, de los pendientes, de los collares, gargantillas y pulseras. Porque se da la circunstancia de que mi padre es Joyero. Pero no un joyero cualquiera, no, sino Maestro Orfebre… o, como a él le gusta llamarse, Joyero Artesano. Así que he visto hacer muchas cosas de oro… es más, yo mismo he hecho alguna que otra (alianzas lisas, lo reconozco, pero algo es algo).

Así que yo soy hijo del Señor de los Anillos… supongo.

Read Full Post »